Anamely Ramos y Omara Ruiz: Otero está a merced de estado mafioso

Las intelectuales y activistas Omara Ruiz Urquiola y Anamely Ramos, denunciaron que desde hace más de 15 días el artista Luis Manuel Otero permanece retenido e incomunicado en un hospital de La Habana, y habría retomado su huelga de hambre y sed
Anamely Ramos y Omara Ruiz: Otero está a merced de estado mafioso
 

Reproduce este artículo

Las intelectuales y activistas a favor de la democracia en Cuba, Omara Ruiz Urquiola y Anamely Ramos González, denunciaron que desde hace más de 15 días el artista contestatario Luis Manuel Otero Alcántara permanece retenido e incomunicado en un hospital de La Habana, donde lo recluyeron el 2 de mayo para frenar una huelga de hambre y sed.

El coordinador principal del opositor Movimiento San Isidro (MSI) “lleva más de dos semanas secuestrado en el hospital Calixto García por la policía política cubana”, publicaron Ruiz y Ramos mediante un mensaje conjunto en sus perfiles de redes sociales.

“Ellos [los agentes del régimen] han decidido quién llega a él, bajo qué condiciones y toda la información que de él se ha hecho pública. En medio de esta situación es casi imposible obtener noticias certeras, confiables”, explicaron.

Las activistas refieren que, a pesar del cerco, les llegó “la información de que Luis Manuel está en huelga de hambre, sed y silencio, desde el lunes pasado, firme en su decisión de no ceder hasta no ver cumplidas sus demandas”: la devolución y compensación por sus obras robadas y destruidas en un allanamiento policial, así como una disculpa de parte de las autoridades del régimen.

“Desde la semana anterior la Seguridad del Estado pone nuevas trabas para la entrada de su familia y solo su tío materno consiguió verlo el fin de semana. De él procede esta información que compartimos ahora”, declararon las también profesoras de arte.

Anamely Ramos y Omara Ruiz, añadieron: “Asumimos la responsabilidad que entraña semejante revelación, pero dada la gravedad de la situación preferimos la inexactitud al silencio”.

“Hay algo que es incuestionable: Luis Manuel no ha dejado de estar en situación de vulnerabilidad, a merced de un Estado mafioso que no cesa de violar sus derechos y que será el máximo responsable de la muerte o de cualquier daño infringido” al artista y activista opositor.

“Dejarlo morir es un crimen horrendo, también lo es medicarlo y retenerlo en contra de su voluntad. En ambos casos, lo que se muestra es la prepotencia y la crueldad de un régimen asesino, cuya única lógica es la violencia y el castigo”, denunciaron en Facebook Anamely Ramos y Omara Ruiz Urquiola, quienes estuvieron acuarteladas en San Isidro junto con Otero, durante una huelga similar ocurrida en noviembre del 2020.

 

MSI también afirma que Otero retomó huelga

El artivista Luis Manuel Otero podría estar en huelga de hambre y sed en el hospital, advirtió también el Movimiento San Isidro.

En un comunicado, el MSI explicó que dos familiares del joven que puntualmente han podido verlo, y confirmaron que podría estar en huelga de hambre, de sed y en voto de silencio desde el lunes 10 de mayo.

Mediante redes sociales, miembros del MSI consideran que el último parte médico que publicó el régimen sobre su caso, es ambiguo y viene a “consolidar la desinformación alrededor de Luis y a tratar de ocultar la verdadera realidad: Luis Manuel se encuentra preso en un hospital”.

“Como no tenemos certeza de cuál es la voluntad real de Luis Manuel apelamos a las autoridades médicas públicas cubanas, porque es su deber velar por la integridad física de los cubanos y no comulgar con las fuerzas represivas del régimen”, añade el MSI.

Además, exigen a las autoridades sanitarias que “se permita la visita a Luis Manuel de la activista y miembro del MSI, Iris Ruiz”.

También que den “acceso de un teléfono móvil a Otero Alcántara ya que no se encuentra bajo ninguna sanción penal que lo prohíba”, y que “se respeten los protocolos de protección de datos de un ciudadano hospitalizado y que se encuentra afectado física y sicológicamente por el acoso que sufre desde hace seis años por el gobierno cubano”.