Anamely Ramos sobre actos de repudio: son crímenes de Estado

Para la activista, los actos de repudio que organiza el régimen son crímenes de Estado impulsados por un gobierno delincuencial, cuya violencia va en aumento
Anamely Ramos
 

Reproduce este artículo

La activista cubana Anamely Ramos definió los actos de repudio contra activistas, opositores y miembros de la sociedad civil independiente como crímenes de Estado impulsados por un gobierno delincuencial, que comete y propicia la ocurrencia de delitos.

En una directa realizada a través de Facebook, la curadora, que realiza sus estudios de doctorado en México, aseveró que lo visto este martes en la casa de Osmani Pardo, uno de los acuartelados de San Isidro, es evidencia inequívoca de la escalada de la violencia y la agresividad del régimen y sus órganos represores.

Osmani fue la última víctima de los actos de repudio y pudo verse cómo la dictadura está subiendo la escalada de violencia; la agresividad de los órganos de la Seguridad del Estado va en aumento y es cierto que no están matando personas en la calle todos los días, pero están usando mecanismos delincuenciales, denunció Ramos.

Según narró Ramos y pudo verse en la transmisión en directo de Pardo, éste estaba en su casa y adeptos del régimen fueron a montar el mitin de odio en su contra.

“No pensemos ni por un segundo que esos actos son espontáneos y evidencia de un conflicto ideológico en la sociedad cubana… Son personas de las instituciones que movilizan para ello. Son llevadas a esos lugares. En el barrio de Osmani aprueban su actitud y lo valoran”, explicó Ramos.

Las instituciones están para servir, no son para invadir los barrios ni asediar la casa de nadie, agregó, a la vez que reflexionó que los actos de repudio pueden provocar otros actos violentos y confrontaciones. “Si pasaran son responsabilidad del gobierno. Ahí no hay conciencia, hay personas manipuladas, llevadas a cometer esos actos y delitos como allanamiento de morada”.

Osmani Pardo Guerra, uno de los acuartelados en la sede del Movimiento San Isidro en noviembre pasado, fue detenido arbitrariamente en la tarde de este martes 2 de marzo, luego de que agentes de la Seguridad del Estado orquestaran un “acto de repudio” frente a la entrada de su vivienda en La Habana.

El hermano del activista por la democracia en la isla refirió que también fue arrestado Elier Casares Guerra, primo de Pardo Guerra. Señaló además que algunos de los “simpatizantes” del régimen que participaron en el mitin de odio y agentes castristas invadieron la casa. Según detalló, la madre del opositor fue agredida.

“Golpearon a mi mamá, no creyeron en menores ni en nadie. Estaban tranquilos y vinieron con tremenda mala forma, entraron a la casa, tumbaron el equipo (de audio)… ¡Abajo los comunistas!, dijo el joven.