Tania Bruguera reta a director de Bienal de La Habana

Tania Bruguera retó al director de la XIV Bienal de La Habana, Nelson Rodríguez de Arellano, a “una conversación pública” sobre la conveniencia de hacer el evento gubernamental
Tania Brugera y Nelson Rodríguez de Arellano
 

Reproduce este artículo

La reconocida artista y profesora Tania Bruguera retó al director de la XIV Bienal de La Habana, Nelson Rodríguez de Arellano, a “una conversación pública” sobre la conveniencia de realizar el evento en medio de la crisis política, social y económica que atraviesa a Cuba.

“Como debe saber hay un grupo de artistas entre los que me encuentro que no estamos de acuerdo con que se realice esta edición de la Bienal de la Habana en un contexto donde haya cubanos presos injustamente por ejercer su derecho constitucional de manifestación pacífica, incluyendo algunos artistas”, escribió Bruguera en un mensaje público.

“Tampoco entendemos por qué, si una vez se decidió no hacerse la Bienal por un desastre natural en una provincia oriental, (…) ahora que estamos en plena crisis sanitaria y económica se destina el dinero que el país dice no tener para una exhibición que puede postergarse”.

Bruguera añadió que “hemos visto una respuesta desde la institución que comienza a tomar el camino que tiende a tomarse con respecto a quienes piensan diferente”, por lo que, “para evitar la acostumbrada violencia (…) lo invito a tener una conversación pública sobre nuestras diferentes posiciones”.

El 12 de octubre Nelson Ramírez de Arellano, también director del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, aseguró en Facebook que pretenden “hacer una Bienal diferente, renovada, más inclusiva, más ecológica, sostenible; un verdadero espacio para el diálogo y la libertad de expresión y creación artística”.

Añadió que “debe ser una Bienal muy austera, porque los recursos que tenemos que pueden salvar o alimentar vidas no deben gastarse en otros proyectos. Sin embargo, aún en las condiciones más difíciles, el ser humano necesita del Arte como necesita una sonrisa”.

Una carta abierta de importantes artistas, críticos e intelectuales cubanos y extranjeros, explica que “decimos NO a la participación en la XIV Bienal de La Habana, porque artistas cubanos han estado, y otros aún permanecen, en prisión; porque docenas de profesionales del arte están bajo reclusión domiciliaria; porque más de mil de nuestros conciudadanos fueron arrestados durante las protestas masivas que tuvieron lugar el 11 de julio” del 2021.

Añaden que “de los detenidos en las protestas, más de quinientos cubanos siguen en la cárcel, algunos menores de edad”.

Marcos Castillo, Ángel Delgado, Coco Fusco, Sandra Ceballos, Alexis Leyva Novo, Julio Llópiz-Casal, Luis Trápaga, Juliana Rabelo, Yulier P, Paquito D'Rivera, el curador Rafael Díaz Casas, entre otros, se han sumado al boicot contra el evento patrocinado por el gobierno cubano, pues consideran que serviría para esconder la escalada de represión contra artistas y toda la ciudadanía.

El destierro del artista Hamlet Lavastida y la escritora Katherine Bisquet; los encarcelamientos arbitrarios del rapero nominado al Latin Grammy Maykel “Osorbo” Castillo y del performer Luis Manuel Otero (presos de conciencia de Amnistía Internacional); así como las agresiones contra el dramaturgo Yunior García buscando frenar la Marcha Cívica, son algunos de los hechos represivos que denuncian quienes se oponen al evento gubernamental.

En una entrevista con el diario mexicano La Jornada, el ministro cubano de Cultura, Alpidio Alonso, calificó de “seudoartistas” a los que abiertamente están emplazando a las instituciones del régimen.

“Están rabiosos de ver la respuesta de los auténticos artistas cubanos, porque no existe ningún enfrentamiento con las instituciones. (…) El boicot está llamado al fracaso”, dijo Alonso, quien el 27 de enero del 2021 encabezó una turba que golpeó y arrestó a artistas e intelectuales, siguiendo órdenes del Ministerio del Interior.

Alpidio Alonso arremetió contra Tania Bruguera diciendo que se ha “vendido en cuerpo y alma a esa política de odio contra Cuba y contra la revolución”.