Artista rumano Dan Perjovschi apoya boicot contra Bienal de La Habana

El reconocido artista Dan Perjovschi apoya a los intelectuales cubanos contra la XIV Bienal de La Habana, en protesta por la escalada de represión del régimen comunista
Dan Perjovschi apoya boicot de Bienal
 

Reproduce este artículo

El artista de Rumanía Dan Perjovschi expresó su apoyo a los intelectuales cubanos que llaman a boicotear la XIV Bienal de La Habana, prevista para iniciarse el 12 de noviembre, en protesta por la escalada de represión del régimen comunista contra la sociedad civil.

“El prestigioso artista e invitado a la presente edición de documenta fifteen, Perjovschi Dan apoya el boicot a la Bienal de La Habana, nos envía este mural desde su obra de arte público 'Horizontal Newspaper' en Sibiu, Romania”, publicó en Facebook la activista Deborah Bruguera, hermana de Tania Bruguera, una de las promotoras de la protesta.

Perjovschi es un reconocido dibujante, ilustrador, escritor, periodista y autor de performance. Sus obras de arte son una combinación de dibujos animados, arte marginal y grafiti que estampa temporalmente en las paredes de museos y otros espacios contemporáneos. Ha tenido un papel importante en la cultura de su país, siendo ilustrador y autor de artículos para la Revista 22, publicación independiente y anticomunista de Bucarest.


Varios invitados extranjeros a la XIV Bienal de La Habana rechazaron participar en el evento patrocinado por el Ministerio de Cultura del régimen.

Ursula Biemann (Suiza), artista, curadora y teórica del arte, declaró en Facebook que “ante la carta abierta de la comunidad de artistas cubanos del 27N sobre NO participar en la 14ª Bienal de La Habana, María Belén Sáez de Ibarra [curadora de Colombia] y yo misma hemos retirado nuestra participación en los eventos en línea, así como mi instalación de Forest Mind”.

Por su parte, la creadora multidisciplinar Nathalie Anguezomo Mba Bikoro (Francia-Gabón), explicó en la red social que “decliné mi invitación a participar porque no apoyo a ningún estado gubernamental que convierta las prácticas artísticas y culturales en actos mundiales de blanqueo, sin responder a los artistas locales que son constantemente acosados porque sus obras son calificadas como controvertidas para el Ministerio de Cultura”.

La pintora Aimee Joaristi (Cuba-Costa Rica), dijo que “abandoné las gestiones para mi participación en la Bienal de la Habana. Creo más que justificadas las críticas y demandas que el pueblo y su comunidad artística han expresado en torno a la situación política y social que se vive en Cuba”.

Según publicó en sus redes sociales el grupo contestatario 27N, también se retiró de la Bienal de La Habana el curador, historiador y crítico de arte Nicolas Burriaud (Francia), uno de los invitados al evento teórico.

Una carta abierta suscrita por artistas, curadores de arte, galeristas, críticos, periodistas, activistas e intelectuales cubanos y extranjeros, explica que “decimos NO a la participación en la XIV Bienal de La Habana, porque artistas cubanos han estado, y otros aún permanecen, en prisión; porque docenas de profesionales del arte están bajo reclusión domiciliaria; porque más de mil de nuestros conciudadanos fueron arrestados durante las protestas masivas que tuvieron lugar el 11 de julio” del 2021.

Añaden que “de los detenidos en las protestas, más de quinientos cubanos siguen en la cárcel, algunos menores de edad”.

La profesora y activista Tania Bruguera, una de las promotoras del boicot, dijo a El País, que “no me meto con los artistas cubanos, que actuarán como su conciencia les dicte, pero le pedimos a los profesionales del arte extranjeros que no participen porque sería legitimar una dictadura que está metiendo presa a tanta gente”.

Ángel Delgado, Coco Fusco, Marco A. Castillo, Sandra Ceballos Obaya, Flavio Garciandía, Tomas Sánchez, Henry Eric Hernández, Juan Sí González, Alexis Leyva Novo, Julio Llópiz-Casal, Luis Trápaga, Juliana Rabelo, Celia González Álvarez, Yulier P, Paquito D'Rivera, el curador Rafael Díaz Casas, Elvia Rosa Castro, The Amelia Peláez Foundation, entre otros artistas e intelectuales, se han sumado al boicot contra el evento, pues consideran que serviría al gobierno cubano para esconder la escalada de represión de los últimos meses.