Consulado de España en La Habana critica existencia de revendedores y tramitadores

El consulado criticó la existencia de revendedores, tramitadores y toda clase de figuras informales que han surgido en la isla para presuntamente ayudar y facilitar a los cubanos sus trámites
Embajada de España en La Habana
 

Reproduce este artículo

El consulado de España en La Habana criticó la existencia de revendedores, tramitadores y toda clase de figuras informales que han surgido en la isla para presuntamente ayudar y facilitar a los cubanos sus trámites ante la embajada y la representación consular ibérica.

Por todos es sabido que en Cuba es un auténtico dolor de cabeza agendar una cita de solicitud de visa en varios consulados, sobre todo los de mayor demanda. Ante estás dificultades, en parte por la demanda y en parte por la insuficiencia numérica de las representaciones consulares, surgen “facilitadores” y “tramitadores” que, dinero a cambio, y enlazados muchas veces con personal de las propias embajadas, presuntamente acortan los tiempos de atención y de los trámites.

Lógicamente, ello se presta a fraudes y a la aparición de redes que enturbian todo y hacen muy costoso lo que normalmente es gratuito. Agendar una cita para el consulado mexicano es prácticamente un imposible, a menos que se pague, y otro tanto sucede con las oficinas de los países a los que los cubanos más demandan viajar.

Algunos, como Panamá, han decidido variar los mecanismos de las citas y el otorgamiento de las visas para enfrentar la corrupción, mientras que otros, como España, optan por denunciarlo.

Así, este sábado en Twitter el consulado del país ibérico recordó que sus trámites no tienen coste, salvo la tasa consular, por lo que negó vínculo alguno con cualquier red de cobro alternativo.

“Ninguno de nuestros trámites tiene otro coste que el pago de la tasa consular cuando proceda. NO SE DEJE ENGAÑAR POR "COLEROS" Y OTROS DESAPRENSIVOS que le digan lo contrario sobre turnos y colas. Y si alguien pretende extorsionarle, denúncielo al consulado y a la policía”, escribió el consulado, aunque quizás le faltó decir qué mecanismos piensa o instrumentará para evitar que aparezcan esos “desaprensivos”.