Policlínico Nenínger confirma 4 casos de bebés afectados tras recibir la vacuna PRS en Alamar
Personal del policlínico Betancourt Nenínger ubicado en la Zona 15 del reparto de Alamar confirmó a ADN Cuba que el lote de vacunas PRS que se utilizó para vacunar a la bebé Paloma Domínguez Caballero fue retirado del policlínico para ser investigado.

Policlínico Nenínger confirma 4 casos de bebés afectados por la vacuna PRS en Alamar

Personal del policlínico Betancourt Nenínger ubicado en la Zona 15 del reparto de Alamar en La Habana del Este confirmó a ADN Cuba esta tarde que el lote de vacunas PRS que se utilizó para vacunar a la bebé Paloma Domínguez Caballero fue retirado del policlínico para ser investigado.

Esta semana Yaima Caballero, de 35 años, denunció la muerte de su bebé de un año tras recibir la vacuna triple viral (PRS) en el Betancourt Nenínger. Según le informó a ADN Cuba, continúa sin recibir respuesta sobre la causa de la muerte de Paloma por parte del Ministerio de Salud Pública o de las autoridades cubanas.

Dos enfermeras del policlínico, que prefirieron no ser identificadas, confirmaron a ADN Cuba 4 casos de bebés en estado delicado tras recibir la vacuna.  

Rumores en las redes sociales alertaban de cifras superiores a los 24 niños pero hasta el momento las autoridades no se han pronunciado.

En entrevista telefónica con ADN Cuba el personal contactado en el policlínico de Alamar, indicó que de los cuatro bebés afectados en el Nenínger, solamente Paloma ha fallecido. Una de ellas es vecina de Caballero en Alamar. "Le está fallando su riñoncito y el hígado", relató la madre de Paloma quien explicó que la otra bebé se encuentra internada en el Hospital Pediátrico de Centro Habana.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en Cuba (Cuba-Unicef) ha reconocido en el pasado la importancia del programa de inmunización para niños cubanos, a través del cual más de 95,000 bebés fueron inmunizados en la Isla durante 2018 con la vacuna triple viral (PRS).

Solamente de verla yo sabía que iba a fallecer

Paloma Domínguez Caballero llegó al policlínico de Alamar el lunes 7 de octubre para recibir la vacuna de inmunización activa contra las paperas, la rubéola y el sarampión (PRS), la cual se aplica en bebés de 12 meses, niños y adolescentes y corresponde al esquema de vacunación del PAMI Nacional, relató su madre.

La bebé fue examinada y se determinó que estaba en condiciones de recibir la vacuna, explicó. “Ellos son muy estrictos en estos casos para que no haya ninguna reacción adversa”. Según indicó Caballero la enfermera que aplicó la vacuna ha sido despedida o suspendida de sus funciones. Esta información no ha sido hasta el momento confirmada por la dirección del policlínico. 

En la tarde de este sábado, la directora del Nenínger se encontraba reunida cada vez que ADN Cuba intentó comunicarse con ella, y luego de conversar con su personal el teléfono permaneció ocupado el resto de la tarde. Tampoco respondió su número directo para dar información sobre lo ocurrido. 

 


Según fuentes cercanas a la familia, la enfermera que administró la vacuna "se encuentra muy mal por lo ocurrido” y Caballero asegura que en su opinión no fue la responsable y es una profesional competente.

La madre asegura que 2 horas después de que su hija recibió la PRS el lunes a las 10 de la mañana “comenzó la pesadilla”. “Mi nené nunca se había enfermado ni de catarro. Ella no sabía lo que era estar enferma ni una fiebre. Ella solo conoció lo que era la felicidad”, explicó a ADN Cuba.

Alrededor de las 12 mediodía, la bebé comenzó a vomitar y por recomendación de una amiga doctora la llevó nuevamente al policlínico. “Cuando llegué allá los vómitos estaban disminuyendo y comenzó a ponerse un poco colorada toda su piel y decidí irme por mis medios para el hospital Luis Díaz Soto conocido como Hospital Naval”.  

No fue un problema de temperatura, porque aquí todas las vacunas se mantienen en refrigeración. Tampoco estaban vencidas. No sabemos qué ocurrió con ese lote, pero se lo llevaron para investigarlo.

Según explicaron en el policlínico en estos momentos no están vacunando a otros niños hasta saber qué ocurrió con el lote de vacunas.

“No fue un problema de temperatura, porque aquí todas las vacunas se mantienen en refrigeración. Tampoco estaban vencidas. No sabemos qué ocurrió con ese lote, pero se lo llevaron para investigarlo”, aseguró una enfermera del Nenínger. 

La enfermera explicó que desconoce si hay otros lotes afectados en el país pero que como madre entiende la preocupación de los vecinos de Alamar y que los padres que deben llevar a vacunar a sus bebés estén necesitados de una aclaración oficial. 

“Usted sabe cómo es, esas investigaciones toman su tiempo y no dicen nada hasta no saber pero yo también soy madre y entiendo la preocupación de los padres”, agregó.

Al llegar Caballero con la bebé al Hospital Naval asegura que su hija fue atendida rápidamente y los exámenes de orina “le dieron bien”. El personal médico, preocupado por los brotes de dengue y la fiebre de la bebé, sugirió trasladarla para el hospital pediátrico.

"Yo sabía que ella no tenía dengue y la llevé por mis propios medios al Hospital Borrás-Marfán" donde asegura que Paloma recibió la mejor de las atenciones.

Cuando Paloma llegó al Borrás-Marfán según explica Caballero el equipo médico desconocía los otros casos que presentaron cuadros adversos tras recibir la PRS. A pesar de que la coloración de la piel de la bebé y la inflamación de la pequeña alarmó al personal, se le atribuía a un posible rechazo hacia la vacuna que había recibido horas antes y no a un problema con el lote de vacunas. Salud Pública aún no ha emitido una alerta a la población o comunicado sobre el posible mal estado del lote u otro factor que explique estos cuadros clínicos.  

Ya en el Marfán, Paloma se comenzaba a inflamar y retener líquido. La mantenían canalizada para poder hidratarla con suero cuando comenzó a presentar cuadros de fiebre. “La fiebre ahí pegada y la dipirona que le pusieron no le hizo nada. Se la tuve que bajar yo durante dos horas con compresas”, explicó la madre.

Con el paso de las horas, Caballero se asustaba cada vez más al ver que su hija no mejoraba y los pies iban cambiando de color. Después de las 5 de la madrugada los médicos decidieron pasarla a terapia intensiva.

“Solamente de verla yo sabía que iba a fallecer”, agregó la madre. 

En terapia intensiva la bebé comenzó con un cuadro diarreico y la madre se percata de que el brazo donde se le aplicó la vacuna se le había hinchado mucho y estaba duro. Caballero explicó que por indicaciones de los médicos comenzó a ponerle compresas frías y que a la niña le dolía cuando le rozaban el brazo.

 


“Se estaba hinchando toda y sus pies estaban cambiando de color de rojos a morados”.

Los médicos la intervinieron para drenar la infección del brazo y parecía que la bebé mejoraba. Finalmente, Paloma lograba orinar y drenar un poco del líquido que había acumulado por horas.

“Pero cuando todo parecía que se iba encaminar que había algo de esperanza, pues nada, se complica la cosa. Volvió a dejar de orinar y su riñón estaba fallando y la hinchazón de los pies era cada vez mayor”, explicó la madre de 35 años que se mantuvo al lado de su única hija hasta el final.

Una hora después de que el personal médico le indicara que debían comenzar a hacer transfusiones y diálisis, Paloma falleció en el Borrás-Marfán.


Según datos de la agencia del gobierno cubano, Prensa Latina, Cuba tiene actualmente una cobertura de vacunación de más del 98 por ciento, con 11 preparaciones de las cuales varias son producidas a nivel nacional que protegen contra 13 enfermedades.

Periodistas de ADN Cuba se dirigieron al Hospital Borras-Marfán para investigar sobre otros bebes que supuestamente se encuentran en estado delicado pero la seguridad del Estado impidió realizar entrevistas y amenazó a los reporteros de que podían ir presos si no abandonaban el lugar.

La prensa controlada por el gobierno cubano no se ha dirigido a la madre para preguntarle sobre el caso e informar a los miles de padres que podrían ser afectados y que se están pronunciando en redes sociales.

“Esta reacción de pedir ayuda fuera del país, es precisamente porque no ha sucedido nada y me da pena, es muy triste porque yo siempre he confiado mucho en lo que se hace acá. Ahora que me tocó a mí, fui afectada, entiendo mucho ahora a las personas que hacen…cosas y dicen cosas cuando les duele el alma”.

"Nadie nos ha contactado ni para dar el pésame. Da igual", fueron las palabras de esta madre cuando días después de la muerte de su bebé todavía continúa sin recibir una llamada de las autoridades o de la prensa oficial cubana. 

 

 


Actualización 6:00 PM

Después de publicado este artículo y que ADN Cuba confirmara los casos en el policlínico, el MINSAP publicó un comunicado oficial y finalmente CUBADEBATE confirmó la información de que tras el fallecimiento de la bebé Paloma Domínguez Caballero, otros 4 niños están siendo atendidos en este momento. Está fue la primera información oficial de este caso que ha sido reportado durante días por la prensa independiente.

El comunicado asegura que las vacunas fueron importadas desde la India, pero no indican si existen otros lotes afectados o si se va a cambiar el plan de vacunación en el país.

En el momento de la actualización de esta nota, la página del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) se encuentra inaccesible, al parecer por los múltiples accesos de los usuarios y dificultades de la misma página web. Quienes deseen constatar lo que informa el comunicado oficial de la institución de salud cubana, dicha información se encuentra disponible en la página del sitio oficialista Cubadebate.

(Noticia en construcción)