Moda "Hecha en África" es potenciada por Beyoncé

Una diseñadora de modas africana planea expandir la producción en Senegal dado el éxito de sus diseños puestos a disposición de  la famosa cantante  Beyoncé, quien entrenará sus diseños a sastres locales para traducir el éxito de su marca en empleos.

Los diseños de Tongoro, de Sarah Diouf, ganaron notoriedad internacional luego de que la superestrella vistiera sus vestidos estampados y pantalones anchos en unas vacaciones en Italia el año pasado, esto llevó a que sus ventas casi se triplicaran según comentan medios oficiales

Poco tiempo después le pidieron a la diseñadora de apenas 31 años que hiciera diseños a medida para Beyoncé, quien usó un traje Tongoro y vistió a sus bailarinas con sus joyas en su video musical “Spirit” para la película “El Rey León”.

Por su parte la cantante de R&B Alicia Keys y la modelo británica Naomi Campbell han vestido los diseños de ropa de Tongoro, cuyas prendas son vendidas online por unos 200 euros (220 dólares).

Sin embargo, la creciente demanda de los diseños “Hecha en África” aún no ha beneficiado a la gente en casa, según comentó Dious quien hasta el momento solo emplea sólo a siete sastres. Con más entrenamiento local y ventas online, esta diseñadora cree que la incipiente industria de Senegal puede crecer.

"Tenemos mucho talento, pero creo que necesitamos un poco más de estructura para llevarlo al siguiente nivel", comentó Diouf en una entrevista en la capital senegalesa, Dakar. "Para mí, la historia de Beyonce está abriendo la conversación y abriendo puertas".

Diouf comenzó su marca en 2016 poco después de viajar entre Dakar y París y notar que sus amigos en Francia estaban deseosos de comprar la ropa que había hecho en Senegal.

Dakar es conocida por tener una emocionante escena de moda, sin embargo la mayoría de los sastres son autodidactas y trabajan en la calle por lo cual no tienen forma de llegar a una base de clientes más amplia.

Después de que Tongoro salió en las revistas Elle y Vogue, Diouf se dio cuenta de su real potencial para vender en todo el mundo. En estos momentos planea ampliar la marca el año próximo y eventualmente abrir un lugar de producción con 100 a 150 sastres.

Diouf dijo que espera que la atención sobre su marca también genere más respeto e inversión en otros negocios de África.

"Es muy importante para mí crear un ecosistema donde todos puedan beneficiarse de lo que hago", concluyó.