Colas en Pinar del Río: "el coronavirus no se cura con pollo o shampoo"
A pesar del incremento de los casos en la provincia de Pinar del Río, las colas en la ciudad siguen y no paran porque la necesidad es más fuerte que la precaución
Aumenta COVID-19 en Pinar pero siguen las colas
 

Reproduce este artículo

Las colas ya forman parte de la cotidianidad cubana. En Pinar del Río un usuario denunció en las redes las diferentes colas que mucho antes de las siete de la mañana ya se formaban en las arterias principales de la ciudad.

Al menos cuatro colas fueron identificadas por el curador independiente David Horta Pimentel ayer mientras caminaba por la urbe. El origen de cada una de ellas se desconoce si fue en la mañana de ayer o si comenzaron el día anterior, siendo esto último lo más probable.

Esta es la primera vez que el internauta tomó imágenes de lo que acontece diariamente en el municipio cabecera. Él asegura que “Todas estas colas empezaron quizás un par de horas antes, o quizás la noche anterior, y hay probabilidades de que se multipliquen aún por dos, incluso por tres, antes del mediodía. Y así todos los días. Desde hace días. Tan solo tomé imágenes de los lugares por donde pasaba, pues iba a lo mío. No lo había hecho antes. Pero es imposible no asombrarse, aun cuando ya esto es lo normal”.

“Espero que esto no dure mucho más en estas condiciones, porque el coronavirus no se cura con pollo o shampoo, porque la policía y el ejército tienen cosas más importantes de qué ocuparse, y porque hay que dedicar tiempo también a trabajar, a producir y a vivir”, sostuvo en el post en su cuenta de Facebook.

Muchos le han pedido que no publique fotos así por temor a la vergüenza que significa que un pueblo, en medio de una pandemia donde Pinar del Río está teniendo un rebrote considerable, esté volcado a las calles en busca de alimentos porque no hay qué comer y haciendo largas filas donde existen altas probabilidades de contraer el nuevo coronavirus.

“Pero yo digo que vergonzoso es no querer verlo, no preocuparse y, sobre todo, no ocuparse. Además, como tenemos tan corta memoria, si no lo registramos y si no reflexionamos sobre ello, será un olvido conveniente, como el que nos trajo hasta aquí.

Por ahora, preocupa tanto las consecuencias sanitarias (incluyendo las psicológicas) como las económicas. Pero estas últimas se previeron hace años y no se hizo nada, mientras aquellas no había manera de preverlas, y ahora que están aquí, el no haber hecho nada a tiempo pone en riesgo todo”, concluye Horta Pimentel.

Las colas como fenómeno, surgidas por el desabastecimiento, son imparables hasta ahora y resultan un foco de infección para quienes asisten, por necesidad, a ellas. Por otra parte, en esa provincia del occidente cubano, para evitar la presencia de coleros y revendedores, comenzaron a usar brazaletes para diferenciar a los encargados de organizar las colas, por suerte no los hicieron a imitación de los del 26 de julio.

Los datos arrojados ayer por las autoridades sanitarias del régimen cubano contabilizaron 22 casos nuevos positivos a la COViD-19 en el municipio La Palma en Pinar del Río, razón por la cual esa zona fue puesta en cuarentena obligatoria. Pero antes de esta medida restrictiva aún existían viajes intermunicipales en la provincia y la importación de casos de un municipio a otro es altamente posible.