Aseguran que Keilylli de la Mora "prefiere morir antes que regresar a prisión"

La miembro de Unpacu y promotora de Cuba Decide lleva diez días en huelga de hambre, internada en sala de psiquiatría de hospital Gustavo Aldereguía Lima, en Cienfuegos
 Keilylli de la Mora
 

Reproduce este artículo

Este viernes, la opositora Ana Belkis Ferrer, aseguró en redes sociales que la prisionera política, Keilylli de la Mora -ahora recluida en una sala psiquiátrica- "prefiere morir antes que regresar a prisión".

Según publicó Ferrer en Facebook, la madre de Keilylli De La Mora Valle dijo que ayer la joven atentó nuevamente contra su vida.

La miembro de Unpacu y promotora de Cuba Decide lleva diez días en huelga de hambre, internada en sala de psiquiatría de hospital Gustavo Aldereguía Lima, en Cienfuegos y manifiesta que prefiere morir antes de regresar a la prisión.

"Exijamos a Raúl Castro y Díaz-Canel la inmediata e incondicional liberación de Keilylli para evitar otro desenlace fatal, exijamos la libertad de todos los presos políticos", concluye el post.

Desde inicios de julio, De la Mora está en dicha sala de psiquiatría y denunciaron que las autoridades alegan que la activista de Unpacu atentó contra su vida para recluirla allí.

"Todos sabemos que Keilylli se encuentra perfectamente bien sicológicamente y que los tiranos emplean todo tipo de mecanismo para destruir a sus adversarios políticos, a varios opositores pacíficos han intentado hacerlos pasar por desequilibrados mentales para acabar con ellos, para destruirlos empleando tan sádico y criminal método", agregó entonces Ana Belkis Ferrer.

El pasado 4 de junio, ADN Cuba informó sobre el encarcelamiento de la activista, quien es miembro del grupo opositor Consenso Ciudadano desde 2016, y desde el 2019 también se integró en la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), así como a promover la iniciativa Cuba Decide.

El 7 de mayo, la joven había sido sentenciada a un año y medio de cárcel por los delitos de “propagación de epidemias”, “desacato”, “atentado” y “desobediencia”, aunque la oposición señala que todo se trató de un encarcelamiento por motivos políticos, para acallar su activismo contra el régimen.

“Yo soy inocente y voy a plantarme desde que me lleven para allí, porque no me han dejado alternativa para reclamar justicia”, declaró el 4 de junio, y anunció que iniciaría una huelga de hambre, a pesar de que ella padece de gastritis y esofagitis, y la falta de alimentos con toda seguridad le iba a perjudicar su salud.

Es la segunda ocasión que ella sufre encarcelamiento, pues en 2019 fue condenada a 10 meses de privación de libertad y recluida en el mismo centro penitenciario.