Anuncian nueva modalidad de remesas a Cuba
El domingo comenzará una nueva modalidad de envío de remesas a Cuba a través de Internet. Se trata de cambios en el sistema conocido como AIS, que permite las transferencias hacia cuentas en divisas en la Isla
Una mano cuenta dólares en billetes.
 

Reproduce este artículo

El domingo comenzará una nueva modalidad de envío de remesas a Cuba a través de Internet, según informó esta semana un reporte de la Televisión Cubana citado por Telmundo 51.

De acuerdo con la información, ya se han entregado en la Isla más de 15 mil tarjetas sin costo para los cubanos, que estarían destinadas a este fin.

Se trata de cambios en el sistema de remesas a través de tarjetas AIS (American International Service), que existía desde mucho antes. Actualmente la página web que soporta el servicio devuelve al usuario el siguiente mensaje: “El sitio no está disponible por labores de mantenimiento técnico para mejoras en el mismo. Lamentamos los inconvenientes que esto pueda causar y lo invitamos a mantenerse al tanto. !Regresamos con importantes novedades de su interés!”.

Semanas atrás, el sistema requería engorrosos trámites burocráticos para el envío de fondos a cuentas en Cuba. AIS exigía por ejemplo, un afidávit con la firma del emisor, y el envío por correo de datos privados, como una fotocopia de la identificación personal y de la tarjeta magnética que usaría el cliente para los envíos. Aunque funcionó así durante años, lo complejo del proceso disuadía a muchos clientes potenciales.

Hasta el momento no está claro cuáles serán los cambios en la plataforma, pero debido a la necesidad del régimen de la isla de atraer divisas extranjeras, puede suponerse que estarán orientados a crear facilidades de envío.

El servicio siempre admitió las transferencias directas desde tarjeta Visa o MasterCard hacia cuentas de la entidad cubana Fincimex. Los residentes en la Isla pueden, a través de este método, recibir dinero desde cualquier parte del mundo, incluyendo Estados Unidos.

Con la divisa en sus cuentas, los cubanos pueden comprar equipos electrodomésticos en la nueva modalidad de tiendas exclusivas para estas monedas que se han creado en varias ciudades de la Isla en los últimos meses. A través de los nuevos establecimientos, los residentes pueden acceder a productos que no existen en la red de tiendas de monedas nacionales, como Split, aires acondicionados, freezers, y algunas piezas para equipos automotores, aunque en las últimas semanas han crecido las denuncias de desabastecimiento comercial, y filas custodiadas por policías.

Sin embargo, los cubanos no pueden extraer divisas en efectivo desde sus tarjetas AIS. Los cajeros solo entregan CUC, a razón de 97 por cada 100 dólares. Otra desventaja del sistema, hasta la versión anterior, es que los clientes solo pueden saber el saldo disponible en sus cuentas si llaman por teléfono a las oficinas territoriales de Fincimex, pues no existe un software que facilite esa información a los usuiarios.

Todas estas medidas del régimen buscan contrarrestar las restricciones impuestas por la Administración de Donald Trump sobre el acceso de Cuba a divisas, como castigo por su protagonismo en el sostén del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, un gobierno que Estados Unidos no reconoce.

 

 

A principios de octubre entraron en vigor un grupo de limitaciones para enviar remesas a Cuba desde Estados Unidos, dictadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro. Desde entonces solo se puede enviar a la Isla un máximo de 1.000 dólares cada tres meses.

“Mediante estas enmiendas a las normas, el Tesoro niega el acceso a las divisas en efectivo a Cuba, y estamos frenando el mal comportamiento del gobierno cubano a la vez que seguimos apoyando al sufrido pueblo de Cuba”, señaló el Departamento en un comunicado.

Sin embargo, las limitaciones en este sentido no afectan al incipiente sector privado de la economía cubana. La normativa incluye una provisión que autoriza el envío de remesas a ciertos individuos y organizaciones no gubernamentales, que “apoyarían la operación de la actividad económica en el sector no estatal”.

Asimismo, esto responde al interés de EEUU en “fomentar el crecimiento del sector privado cubano independiente del control del gobierno”.

Las remesas desde el exterior constituyen la principal fuente de ingresos de divisas a la deprimida economía cubana. En 2018, por ejemplo, el monto de las remesas cuadruplicó al de las inversiones extranjeras.

“Ninguna otra empresa en la economía cubana es tan rentable como las remesas. La reducción del apoyo financiero venezolano, la disminución en las exportaciones de productos y servicios y en el turismo, han convertido las remesas en el pulmón financiero que mantiene viva a la moribunda economía cubana”, asegura Emilio Morales, jefe de la consultora The Havana Consulting Group (THCG), con sede en Miami.

De los 6 600 millones en remesas recibidos en 2018 el 90 por ciento provino de Estados Unidos, agregó.

“La economía del ‘dinero fácil’ proveniente del exterior va quedando como la única [para el régimen], por eso es tan importante que toda la emigración haga consciencia de que somos nosotros la única tabla de salvación que le queda a la dictadura”, dijo a Telemundo 51 Eliécer Ávila, líder opositor radicado en Miami.