Secretario de Estado de Biden aprueba objetivos de sanciones a Gaesa

El nominado por el presidente entrante de Estados Unidos, Joe Biden, para ocupar el cargo de secretario de Estado dijo a Marco Rubio que comparte los objetivos de la política de sanciones que Trump siguió contra el consorcio empresarial militar del régimen cubano.
 

Reproduce este artículo

El nominado por el presidente entrante de Estados Unidos, Joe Biden, para ocupar el cargo de secretario de Estado y dirigir la diplomacia del país dijo este martes 19 de enero que comparte los objetivos de la política de sanciones que el mandatario saliente, Donald Trump, siguió contra el consorcio empresarial militar del régimen cubano.

Cuestionado por el senador republicano Marco Rubio durante su audiencia de confirmación en la Cámara Alta sobre si consideraba válidas las medidas de Trump contra el sistema empresarial de las Fuerzas Armadas de Cuba (Gaesa), Antony Blinken afirmó que los objetivos citados por los defensores de esas medidas y sanciones, como Rubio, tienen mucho sentido para él y le parecen correctos.

Sin embargo, agregó, habría que preguntarse si en realidad esas medidas están alcanzando los objetivos citados o existen otros costos o consecuencias dignos de ser revisados.

En tal sentido, Blinken dijo a Rubio, de origen cubano, que agradecería tener la oportunidad de conversar con él más ampliamente sobre las sanciones a Gaesa y otras entidades del régimen cubano, así como sobre la posición de la administración entrante respecto a Cuba.

Para el representante de Florida resultaba importante saber si el nuevo secretario de Estado recomendaría al presidente mantener la política de su predecesor hacia la compañía o grupo financiero de los militares de la isla, el cual, dijo, “controla básicamente todo lo que genera dinero”.

Las medidas de Trump no impiden que un cubano regular pueda abrir un restaurante, hotel o pequeño negocio y realizar transacciones. Van contra una compañía controlada por los militares, explicó en su pregunta y exposición Rubio, que también increpó a Blinken sobre la política que la nueva administración piensa seguir hacia Venezuela.

Respecto a esto último, Blinken afirmó que Nicolás Maduro es un “brutal dictador” y que es preciso “una política efectiva que pueda restaurar la democracia en Venezuela”.

Asimismo, declaró que respaldaba seguir reconociendo a Juan Guaidó como presidente interino, y a la Asamblea Nacional elegida en 2015 como la única institución elegida democráticamente en la nación sudamericana.

Antony Blinken se desempeñó como asesor adjunto de Seguridad Nacional entre 2013 y 2015 y como subsecretario de Estado entre ese último año y 2017. Ello, bajo la presidencia de Barack Obama, que emprendió una inédita política de acercamiento con la dictadura de los Castro en Cuba, aunque sin exigir lo suficiente a cambio del régimen de la isla, según sus críticos.

En 2014, durante su audiencia de confirmación para subsecretario de Estado y ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Blinken criticó la represión y el acoso del régimen contra opositores y activistas. Según dijo en ese entonces, los cambios en la política de Washington hacia La Habana debían depender de los pasos que ésta diese en función de la democracia, justo lo contrario de lo que terminó sucediendo tan sólo días después con el inicio del “deshielo” de Obama.