Anciana cubana en silla de ruedas vive sola y sin ayuda

La mujer explicó que ha ido a diversas instituciones pidiendo auxilio: al gobierno provincial, al Partido Comunista, a la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y continúa desamparada
 

Reproduce este artículo

La anciana cubana, Ivón Oropesa Pérez, quien reside en la provincia de Sancti Spíritus, vive sola pese a enfermedades que la mantienen en una silla de ruedas y las autoridades del régimen no la ayudan.

ADN Cuba pudo constatar que  en temporada de lluvias su casa se le inunda constantemente. Lo poco que tienen se queda por debajo del agua y luego de la limpieza muchos objetos quedan inservibles, además de la suciedad de la vivienda.

Apenas puede sobrevivir por la contribución de sus vecinos.

Entre lágrimas, la mujer pide socorro. "Por favor que alguien me ayude. Quien vea este video que me ayude. Soy una mujer sola, enferma, paralítica, me hemodializo. No tengo quien me ayude a buscar medicinas, mandados", añadió Oropesa Pérez.

 

 

La mujer explicó que ha ido a diversas instituciones pidiendo auxilio: al gobierno provincial, al Partido Comunista, a la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y continúa desamparada.

Además, gana una baja pensión mensual de 242 pesos cubanos (10 dólares) que no le alcanza para comida ni medicamentos.

La adulta mayor vive en Sancti Spiritus, Calle Calixto Osses #72 entre las Calles Tello Sánchez y Dolls. Su número de contacto es +53 55224364.

Precisamente a finales de junio el diario estatal Vanguardia, perteneciente a la provincia de Villa Clara, reconoció a través de un artículo publicado en su sitio web la falta de atención a adultos mayores por parte de las instituciones del régimen.

"Existen irregularidades en cuanto al Sistema de Atención a la Familia (SAF) en Villa Clara, que deben ser erradicadas con el trabajo mancomunado de los Consejos de Administración Municipales", señaló el periódico. "La COVID-19 ha dejado muchas enseñanzas, sobre todo, en cosas que no hacíamos o dejábamos de hacer en cuanto a la atención a las personas más vulnerables; entre las cuales está el Sistema de Atención a la Familia (SAF)".

Según el informe presentado en el encuentro, existen en Villa Clara 8800 personas que forman parte del SAF, "pero a los Consejos de Administración Municipales les ha faltado control y seguimiento al tema, con listados desactualizados y datos incorrectos", lo que ha favorecido manifestaciones de robo de recursos y otras irregularidades, que han afectado directamente a estos grupos de personas vulnerables.

A esto hay que sumarle que la falta de voluntad política y de integralidad en su atención han provocado que muchos inmuebles se encuentren en situaciones pésimas y que existan Consejos Populares que no dispongan de este Sistema de Atención a la Familia. 

Una encuesta realizada en la central provincia reveló que en no pocas ocasiones la calidad de la alimentación es mala, así como tampoco es buena su elaboración, y que de las 111 ibstituciones del Sistema de Atención a la Familia (SAF) existentes en el territorio, un total de 59 fueron evaluados de Bien (53,1 %); 40 de Regular (36,3 %) y 12 de Mal (10,8 %).