Ante incapacidad económica, Ramiro Valdés convoca al ahorro para frenar apagones en Cuba

El régimen no tiene el dinero que requiere el sistema eléctrico anualmente, por lo que la solución a la que insta el histórico de la "revolución" es limitarse aún más en el consumo
Ramiro Valdés
 

Reproduce este artículo

Ante la incapacidad económica del régimen para reparar el sistema nacional de generación eléctrica, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés convocó al ahorro a la ciudadanía y las entidades como supuesta única forma de frenar los continuos apagones en la isla.

Vice primer ministro de Cuba, Valdés dijo el jueves en reunión con los Consejos Energéticos de las provincias que sólo para la generación de electricidad, y para mantenerla, el sistema eléctrico nacional necesita 250 millones de dólares anuales, monto del que no dispone el país.

Esa es la causa, aseguró, de que haya tantos mantenimientos y afectaciones persistentes en las unidades termoeléctricas, y de que las reservas de generación se mantengan en mínimos que obligan a suspender el servicio eléctrico de manera programada en todo el territorio nacional.

Según Valdés, uno de los históricos del régimen que permanece con vida, “no se ha dejado de trabajar” para resolver la situación, pero ante la permanencia de los problemas “la mejor respuesta en esta y en circunstancias normales es el ahorro por parte de todos los sectores de la economía y la sociedad”.

“Si en la base los consumidores no tienen conciencia de estos temas y, además, las entidades estatales en lugar de ajustarse a sus planes piden más asignaciones, no llegaremos a ninguna parte, porque tenemos que trabajar con los recursos con que contamos y porque ahorrar, no solo en la electricidad, es un deber de cada revolucionario”, afirmó, citado por el oficialista Granma en su reporte sobre la reunión del alto militar con los Consejos Energéticos.

En opinión de Valdés, seguramente una directiva a partir de ahora o un llamado a mayores limitaciones en el consumo eléctrico, “una acción necesaria es la movilización de cada militante, de cada federada y cederista”, así como de “los miembros de las organizaciones políticas y de masas, e inclusive, de las Fuerzas Armadas, del Ministerio del Interior y del propio sector energético”, para que aporten con “el ejemplo desde sus hogares”.

“Esa ya sería una batalla ganada (…) Lo más estratégico que podemos hacer ahora mismo en Cuba es ahorrar, porque la solución de los problemas actuales también pasa por allí. Hay que hacerlo como política, tomarlo como una misión, porque de esta forma aportamos al bienestar del país”, agregó.

A juzgar por lo reseñado por Granma nada mencionó el comandante, creador del sistema represivo del régimen, sobre posibles medidas tendientes a elevar la capacidad económica de Cuba y, por ende, evitar afectaciones como las que aquejan al sistema eléctrico e imponen continuas limitaciones a los cubanos.