Un movimiento por el arte independiente
Claudia Genlui, curadora asociada al proyecto, nos comenta en exclusiva para ADN Cuba sus impresiones sobre el período que actualmente atraviesa el país
 

Reproduce este artículo

Concientización social, derribo de ataduras mentales, fomentación del ejercicio crítico a través del arte y sobre todo clarificación de la realidad social y política, son algunos de los principios del Movimiento San Isidro (MSI), una comunidad de artistas, curadores e intelectuales que, a casi dos años de creada, mantiene una intensa labor dentro del artivismo cubano.

A principios de año Luis Manuel Otero Alcántara ─uno de sus líderes más visibles─, anunciaba que 2020 sería un año de intenso artivismo para esta asociación creativa que ahora, en tiempos de pandemia, no ha mermado su producción enfocada al empoderamiento de la sociedad y el arte independiente.

Claudia Genlui, curadora asociada al proyecto, nos comenta en exclusiva para ADN Cuba sus impresiones sobre el período que actualmente atraviesa el país; así como algunas de las iniciativas que el MSI estuvo desarrollando en estos meses de aislamiento social donde se han generado nuevas tensiones.

MSI, las redes sociales y su impacto en la realidad artística y política

A pesar de que para un artista intervenir el espacio público es vital a la hora de desarrollar su obra, las redes sociales han sido un apoyo para este movimiento de creadores que ya cuenta con el reconocimiento nacional e internacional. 

Quizás por ello, la obligatoriedad al aislamiento impuesta por el coronavirus no ha sido una dificultad para incrementar la labor de sus miembros, ahora documentada mediante videos, fotos, entrevistas y debates que acontecen principalmente en Facebook. 

"Los movimientos y artivistas independientes ahora mismo están utilizando las redes como su principal plataforma, y esto ha posibilitado que ellos tengan maneras de unificarse para trazar una estrategia o realizar una determinada acción. Por ejemplo, el Movimiento San Isidro trabaja siempre desde el arte, ese capaz de incidir y transformar la realidad de los cubanos", reflexiona Genlui.

Para ella, todo lo que tiene que ver con la sociedad y los medios de expresión tiene un antes y un después. Considera que la apertura de Internet y la mayor interacción de las personas a las redes sociales ha marcado un punto decisivo. 

"Ahora mismo el gobierno se siente un poco presionado, las redes ejercen una influencia muy fuerte respecto a la interpretación de todo lo que está pasando. Muchas veces no somos conscientes de lo manipulado que pueden estar los sistemas de comunicación en Cuba, todo eso por supuesto responde a una ideología un tanto obsoleta, de la que mucha gente ni siquiera se siente parte", explica.

Precisamente contra este discurso anquilosado y con nuevas propuestas de captar la atención del pueblo cubano se han alzado en estos meses los gremios artísticos y los medios independientes.

El constante debate y la reseña han sido prácticas que cada vez se imponen con más fuerza:

"Me parece que el trabajo que está haciendo el periodismo independiente está realmente peinando la situación real. También el Instituto Internacional de Artivismo "Hannah Arendt", de la mano de Tania Bruguera, ha desarrollado una labor importante en el reconocimiento de diferentes intelectuales que de alguna manera han sido excluidos de los sistemas institucionales. En colaboración, el MSI también participó de las charlas virtuales que acontecieron con activistas de la comunidad LGTBIQ", señala.

Por ello, determinado a seguir produciendo arte capaz de incidir en la realidad, el Movimiento San Isidro ha desarrollado en este período de manera virtual diferentes entrevistas, conferencias, videos en vivo con personalidades y activistas cubanos. 

Refiere Genlui que ahora mismo están publicándose una serie que se llama Causa #1 del 2019 del artista Luis Manuel Otero Alcántara, conformada por performance, fotografía, videos, textos; en la que llama la atención la teatralidad en la que vivimos y nos desarrollamos: esa ficción similar a la que se muestra en el filme El show de Truman.

Causa #1 del 2019 consiste en una serie audiovisual y muestras fotográficas que recrean la realidad actual desde la ficción, aludiendo a farsas que se utilizan contra los activistas políticos. Para ello, la muestra fotográfica está compuesta por pruebas incriminatorias que podrán servir para una futura condena a Alcántara.

Se trata de una especie de sorteo imaginario que utiliza su autor para hacer reflexionar sobre la previsibilidad de los mecanismos de coacción del poder, cuya legitimidad también está, por tanto, siendo cuestionada.

Por otra parte, Alcántara también ha desarrollado Los hijos que Saturno no se comió, una serie de dibujos que según su autor aluden a su visión particular sobre la sociedad cubana que ─vista desde una perspectiva antropofágica─ se consume y se transforma paulatinamente en un monstruo.

Recientemente, también se ha venido divulgando en redes la "Campaña por la no violencia policial" a la que han llamado los miembros del movimiento, en la cual se inserta la serie Literalidad, del artista Amaury Pacheco. Una serie fotográfica de personas negras, acompañada de poemas y dedicada a la libertad de Silverio Portal.

"Hay planificadas exposiciones y proyectos, Iris Ruiz, Michel Matos, Amaury Pacheco son personas que siempre están en la búsqueda de ideas. El Museo de la Disidencia está a punto de inaugurarse luego de un gran proceso de restauración lo cual nos dará la posibilidad de hacer muchas más cosas", expresa.

Frente a la situación actual que se atraviesa de manera global, Claudia Genlui proyecta su ideal de futuro: "Me gustaría vivir en un país donde me sintiera libre, donde las personas tengan esperanza de salir adelante. Me duele mucho la migración y por eso quiero una Cuba que te permita triunfar, en la que haya la suficiente transparencia simplemente para decir lo que piensas sin tener miedo".

"Quiero que la gente no tenga miedo y desee construir un mejor país, una democracia donde todos tengamos los mismos derechos sin importar la ideología que tengamos. Sé que es complicado, y que en el mundo también se vive una situación compleja".