Turismo descendió un 74% en Cuba debido a la pandemia

Cuba depende de la industria turística para mantener a flote su economía, pero debido a la pandemia el arribo de viajeros extranjeros se desplomó en 2020.
turismo-cuba
 

Reproduce este artículo

El arribo de turistas extranjeros a Cuba descendió un 74% durante el 2020 debido a la pandemia, aseguró este 9 de marzo el economista Pedro Monreal, citando datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

Al cierre de mayo de 2020 el número total de visitantes había sido de 984 178, de manera que los que llegaron al país entre junio y diciembre de 2020 sumaron 101 742, o sea 9,7 veces menos que la cifra de los primeros 5 meses de 2020.

Los dos principales emisores de visitantes a Cuba en 2020 fueron Canadá y la comunidad cubana en el exterior, aportando entre ambos el 51,8%, una proporción mayor a la que de manera combinada habían tenido en 2019 (40,8%).

La comunidad cubana fue decisiva en las cifras de visitantes posteriores a mayo de 2020, con 43 377 viajeros que representaron el 42,6% del total de visitantes de los últimos 7 meses del año, seguidos por 10 810 visitantes de Rusia y 9789 de Canadá.

La pandemia de COVID-19 obligó a poner en cuarentena a varias provincias, entre ellas la capital, que, por sus características sociodemográficas, ha sido la provincia de mayor complejidad para el control de la enfermedad durante la mayor parte de los últimos 10 meses.

 


El Estado no ha establecido un cierre de fronteras definitivo, pero decretó la reducción del número de vuelos diarios y amenaza a los cubanos residentes en el exterior con cuantiosas multas y sanciones en caso de que incumplan con las medidas sanitarias durante su estancia en la isla.

A principios de enero el régimen cubano restringió la llegada de vuelos desde EE.UU, México, Panamá, República Dominicana, Haití y Bahamas, y comenzó a exigir a los viajeros un PCR negativo para entrar al país.

Aún así, las cosas no marchaban bien en 2019 para la industria turística cubana. Ese año, la isla registró una caída del 8,5% con respecto al año anterior. El arribo de visitantes desde los países europeos experimentó descensos superiores a un 15% de media; salvo los rusos, que aumentaron un 25,4%, el resto de países confirmaron un escaso interés por el turismo de Cuba.

Como consecuencia de esa indefinición, el empleo en el turismo y restauración de Cuba ha descendido de 287.000 a 273.000 personas ocupadas de 2017 a 2018, un 5,5% menos. Y a resultas de ello, el valor añadido del sector en porcentaje sobre el PIB se ha estancado en torno a un 4,6% en 2018, equivalente al de 2013, que era del 4,3%.