Tribunal Supremo no entrega acta de sentencia a Solís por considerarlo "improcedente"

La familia de Solís había solicitado en diciembre del pasado año una copia del acta de sentencia del rapero contestatario
Denis Solís.
 

Reproduce este artículo

El Tribunal Supremo de Cuba respondió al rapero Denis Solís, sentenciado a ocho meses de cárcel por el delito de desacato, que no puede entregarle por escrito una copia de la sentencia judicial de su caso porque "es improcedente".

La familia de Solís había solicitado en diciembre del pasado año una copia del acta de sentencia del rapero, dijo entonces a Radio Martí su tío, Vladimir Lázaro González Scull. Las autoridades le informaron que en los juicios sumarios "todo es oral, nada es escrito", y que ese procedimiento estaba tipificado en la ley, pero no le entregaron un documento con la explicación.

No fue hasta inicios de febrero que la familia recibió por escrito la respuesta de que "es improcedente", según consta en el acta 129/2021, fechada el pasado 28 de enero, reportó este sábado el portal de noticias Cibercuba.

En la carta, le informaron además que, aunque no le den copia del documento solicitado, eso no significa que le estén negando una certificación de sentencia.

El régimen viola sus propias leyes

 

La forma de proceder del tribunal es "algo que ocurre con frecuencia en la isla", dijo el abogado Edilio Hernández, director del Grupo Jurídico de Ayuda Ciudadana a Radio Televisión Martí.

Los tribunales casi nunca se atienen a la ley cuando la familia presenta reclamaciones a favor del enjuiciado, "buscan cualquier pretexto o justificación para no darles respuestas, y con eso lo que hacen es violar sus propias leyes”, precisó.

Denis Solís fue sancionado en noviembre del pasado año en el Tribunal Municipal de La Habana Vieja a ocho meses de prisión, en un juicio celebrado al día siguiente de su arresto por el presunto delito de desacato a un policía. El joven fue trasladado a la cárcel de inmediato.

El rapero y su familia sostuvieron que el que infringió la ley fue el uniformado, al invadir la morada sin autorización.

Sobre el caso, Hernández dijo que "el policía cometió otras infracciones".

Detalló que, "además de la invasión de la morada hubo violación de la privacidad, hizo abuso de autoridad y ejerció coacción, de ahí que en un marco legal justo no procede la acusación, quedaría nula de inmediato”, detalló.

Señaló que en Cuba casi nunca los tribunales quieren reconocer que se equivocan, y que aplican una sentencia injusta o desmedida, y esto coincide con lo ocurrido contra el rapero.

“Él no cometió ninguna infracción, no hay razón ninguna para imponerle esa sanción”, recalcó.

 

Hernández, que ha estado al tanto desde el Grupo Jurídico de Ayuda Ciudadana de decenas de casos, dijo que los delitos de desacato resistencia, atentado y lesiones figuran entre las más usadas por las autoridades contra los ciudadanos.

El jurista recordó que recientemente ocurrió una situación similar contra el joven Luis Robles Elizástegui, detenido en La Habana por portar un cartel en el que pedía la libertad Solís.

"También en ese caso los cargos que pesan contra él no tienen nada que ver con lo que hizo", recordó el jurista.

El Grupo Jurídico de Ayuda Ciudadana es una organización independiente que ayuda a quienes buscan orientación profesional para poder presentar recursos legales ante los tribunales cubanos.

Según el abogado, ha estado al tanto de decenas de casos de ciudadanos y ha podido constatar que en la mayoría de ellos "quienes cometen las violaciones son las propias autoridades”, concluyó.