Trasladan a preso político Denis Solís al Combinado del Este

El rapero contestatario Denis Solís González fue trasladado al centro penitenciario Combinado del Este en La Habana, según denunció su tío Vladimir González Scull
Trasladan a Denis Solís a la prisión Combinado del Este
 

Reproduce este artículo

El rapero contestatario Denis Solís González fue trasladado al centro penitenciario Combinado del Este en La Habana, según denunció su tío Vladimir González Scull. En un reporte de CubaNet se precisa que “no se conoce el día del traslado”, de acuerdo a las declaraciones de su familiar.

“La llamada de Solís, en la que informó sobre el cambio de prisión, tomó a la familia por sorpresa puesto que al rapero se le ha permitido comunicarse muy poco. En el Combinado del Este, el integrante del MSI coincidirá con otros presos de conciencia, confirmó diversas fuentes”, publicó el citado medio independiente.

Solís  fue detenido arbitrariamente y de forma violenta el 9 de noviembre de 2020, y sentenciado a 8 meses de privación de la libertad por 'desacato' a la autoridad.

La sentencia se pronunció en menos de 72 horas después de su detención. Conforme a estándares internacionales, Solís sufrió una desaparición forzada. Los agentes de Seguridad que lo arrestaron, no presentaron una orden válida, información de cargos ni derechos que podría ejercer, y se desconoció su paradero durante tres días. Su sentencia se realizó un juicio sumario sin garantías legales.

Sobre el traslado hacia la prisión del Combinado del Este -que se tiene en cuba por prisión de máxima seguridad- del rapero y miembro del Movimiento San Isidro (MSI), la abogada Laritza Diversent, directora del Centro de Información Legal Cubalex, supone que el aislamiento no debe tener nada que ver con “la seguridad sino con evitar algún tipo de apoyo”, indicó CubaNet.

Diversent añadió además que “tal vez en el nuevo sitio no está viendo el televisor para ver todo el apoyo que está recibiendo, que ellos (las autoridades) han televisado y que él puede interpretar como algo positivo”.  

Del 16 al 26 de noviembre de 2020, un grupo de activistas, artistas y periodistas independientes se atrincheraron en la sede del Movimiento San Isidro en protesta por la detención arbitraria de Denis Solís.

Durante los días de protesta pacífica, al grupo le fue impedido el movimiento, por lo que realizaron una lectura poética en su sede. Después, como consecuencia del robo de sus víveres, decidieron entrar en huelga de hambre; por último, una sustancia que suponen es ácido clorhídrico, fue arrojado en la puerta y azotea de la sede, perjudicando el suministro de agua.

El 18 de noviembre de 2020 nueve de los activistas que aguardaban en la sede del MSI comenzaron huelgas de hambre para pedir la liberación de su colega Solís. Los primeros cuatro de hambre y sed: el artista visual Luis Manuel Otero Alcántara, los músicos Maykel Castillo y Humberto Mena, el periodista independiente Esteban Rodríguez, el científico Óscar Casanella, la periodista Ileana Hernández, los activistas Osmani Pardo, Adrián Rubio y el artista visual Yasser Castellanos. Durante los días siguientes cinco de ellos abandonaron la huelga paulatinamente y dos personas más la comenzaron: la escritora Katherine Bisquet y la curadora Anamely Ramos.

El jueves 26 de noviembre, la sede del Movimiento fue allanada por agentes de Seguridad y los artistas fueron detenidos y liberados horas más tarde, salvo Otero Alcántara, retenido y trasladado a un hospital, donde continuó con la huelga de hambre hasta el 29 de noviembre. La curadora Anamely Ramos, por su parte, fue nuevamente detenida en la madrugada del 27 de noviembre y estuvo 12 horas recluida dentro de una patrulla policial. En ese tiempo tanto ella como el artista Luis Manuel Otero Alcántara fueron declarados presos de conciencia por Amnistía Internacional.

Por su parte, Maykel Castillo continuó la protesta hasta el 30 de noviembre. El escritor y periodista Carlos Manuel Álvarez también fue detenido y liberado el mismo día, horas más tarde. Su detención se dio con la excusa de la realización de una prueba para detectar el Covid-19. Sin embargo, el 1 de diciembre de 2020, el escritor fue interrogado por agentes del estado, según relató en sus redes sociales, donde intentaban vincularlo con supuesto apoyo extranjero e intimidarlo por su apoyo al Movimiento y artículos que escribió.

En un hecho sin precedentes, después de 12 días de protestas, el viernes 27 de noviembre de 2020, un grupo de aproximadamente 300 artistas, intelectuales y escritores se reunió de forma pacífica en el Ministerio de Cultura, cuyas autoridades aceptaron dialogar con los creadores. Aunque los acuerdos allí previstos luego fueron burlados por el régimen. 

Actualmente los activistas y varios de los artistas involucrados en el grupo que se denominó 27N permanecen sitiados por la policía política, frente a las casas de varios de los vinculados al MSI han instalado cámaras de vigilancia las 24h y continúan las constantes detenciones arbitrarias e interrogatorios por parte de la Seguridad del Estado. 

El caso de Denís Solís ha ganado relevancia y apoyo internacional. Políticos de varias naciones, organizaciones, artistas, intelectuales, cubanos desde dentro y fuera de la isla, se han pronunciado en contra de su arbitrario encarcelamiento y en solidaridad con el Movimiento San Isidro.