Sudáfrica compró ilegalmente interferón cubano

Según el jefe de las Fuerzas Armadas, compraron el interferón como precaución para lo que, en su momento, parecía una guerra bacteriológica, asegura 14ymedio citando a medios sudafricanos.
Interferón-Cuba
 

Reproduce este artículo

El peligro del coronavirus no siempre estuvo claro para todas las naciones. Sudáfrica compró dosis del fármaco cubano interferón alfa-2b al creer que estaban siendo sometidos a una guerra biológica al inicio de la pandemia.

Según 14ymedio, la investigación comenzó en noviembre de 2020, cuando trascendió al público que el Ejército había gastado 17 millones de dólares para hacer la compra, en abierta violación de las sanciones impuestas por EEUU al comercio de la isla.

Este lunes el jefe de las Fuerzas Armadas, general Mzikayise Tyhalisi, compareció ante el Parlamento para explicar el proceder de los militares. Compraron el fármaco como prevención ante lo que, en ese momento, consideraron que podía ser una guerra bacteriológica, dijo a los diputados.

“El vendedor es la compañía estatal TecnoImport, dedicada a la importación y exportación de productos del Ministerio del Interior cubano. La empresa ya había mantenido negocios controvertidos con autoridades militares sudafricanas, según indica la prensa local”, agregó 14ymedio.

“Psicológicamente, la moral de los soldados se elevó al conocer que disponíamos de medicamentos que podían protegerlos. Cuando necesitas tener soldados en el terreno, no puedes jugártela y que acaben en UCI y hospitales, porque la seguridad del país está en juego”, dijo el general, según el medio independiente cubano.

Científicos sudafricanos aclararon a medios locales que no había una justificación para comprar el medicamento, por lo que, detrás de la adquisición, podrían estar otras razones no explicó el general Tyhalisi.

Desde la llegada de la pandemia, Cuba intentó promocionar el interferón a gran escala como solución ideal contra el coronavirus, pero la literatura científica disponible no ha podido documentar su utilidad, e incluso ha habido resultados contradictorios en estudios realizados en distintas partes del mundo.

En Cuba, desde mayo de 2020 se facilita al personal sanitario de forma preventiva en gotas nasales.