Santiago de Cuba: aumentan zonas en cuarentena y culpan a cubano residente en EEUU por brote de COVID-19
Adoptan medidas para frenar la transmisión del coronavirus en la provincia de Santiago de Cuba, que reporta 24 nuevos casos en la última jornada tras 187 días sin sobresaltos
FOTOS: MIGUEL RUBIERA /ACN
 

Reproduce este artículo

La provincia de Santiago de Cuba, tras varios meses (187 días) sin reportar casos de coronavirus, reporta un nuevo brote de la enfermedad. En el territorio "se confirmación 24 nuevos casos", que según una actualización emitida por el doctor Ricardo Manet Lahera, director provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, "elevan a 40 los portadores del SARS-COV-2 (33 autóctonos y siete importados), que hoy se encuentran hospitalizados", reportó el periódico oficialista Granma.

“Derivado de la entrada de un viajero procedente de Estados Unidos, que se encontraba aislado en su vivienda al dar positivo a la prueba de PCR, pero no así los familiares y amigos negligentes que lo visitaron, de la anterior cifra, 30 pertenecen al consejo popular de Altamira, en esta ciudad, de ahí que cuatro de sus manzanas se encuentren bajo acciones de confinamiento”, publicó el diario vocero del Partido Comunista.

Santiago de Cuba registra actualmente un evento de transmisión local en la barriada de Altamira. En tres manzanas de esta zona se estableció una cuarentena tras el registro de varios casos positivos esta semana.

Se han cuantificado "un total 107 viviendas con más de 340 personas" y según declaró a la Agencia Cubana de Noticias (ACN), Roberto González, director de Salud Pública en la provincia,  “el brote parte de un caso importado procedente de México, que arribó al país el pasado 5 de noviembre”. 

En Altamira se "cerró el círculo infantil de la localidad y se suspendieron las clases en los centros de enseñanza primaria, secundaria básica y preuniversitario".

“La situación complejiza la estabilidad epidemiológica en el enfrentamiento a la pandemia –precisó el doctor Manet Lahera–, aún persisten indisciplinas, sobre todo en turistas extranjeros que declaran un lugar de estancia y luego no aparecen, pero con mayor exigencia y unidos a esa cooperación mostrada por el pueblo en los eventos de dengue y cólera, estamos convencidos de controlarla”. La funcionaria del régimen alude a la decisión estatal de abrir fronteras e incentivar el turismo para recaudar divisas, mientras en los partes oficiales son enrarecidos y claramente manipulados los datos sobre extranjeros contagiados en  el país.

Entre las medidas implementadas por el régimen en Santiago de Cuba, se incluyen restricciones de movimiento para vecinos y vehículos, también de áreas del consejo popular de Heredia, en Punta Gorda, el distrito José Martí, y los repartos Sueño y La Ceiba, de la ciudad capital, así como en los consejos populares de Dos Ríos y América 1, de los municipios de Palma Soriano y Contramaestre, respectivamente, detalló Granma.

Se ha indicado además que quien arribe a la provincia, ya sea por carretera, vía aérea o marítima, “será pesquisado y estará sujeto a la realización de pruebas de PCR”. “Desde hoy se restringe la visita a hospitales, centros maternos y casas de abuelos, y se refuerzan las medidas de contención en centros de trabajo y estudio, así como la organización de las colas”, se afirma en la prensa oficialista.

"A lo largo y ancho del territorio quedaron prohibidas las actividades festivas y de concentración popular, fueron suspendidos los baños en playas y piscinas, se decretó el cierre de bares, cabarés y demás centros nocturnos, incluyendo los del sector por cuenta propia, y en aras de facilitar la transportación pública se reforzará con porteadores privados", publicó la prensa del régimen.

Al cierre del día de ayer Cuba reportó 28 muestras positivas de las 7 mil 785 analizadas. El país acumula hasta ahora unas 985 mil 701 muestras realizadas y 7 mil 667 positivas. De los 28 casos diagnosticados, 26 son autóctonos y 2 son importados.