Brote de COVID-19 en Santiago de Cuba y un canadiense grave en Cárdenas
Desde el pasado 11 de noviembre los casos de coronavirus en Santiago de Cuba han ido en ascenso y la situación epidemiológica allí es compleja
Brote de COVID-19 en Santiago de Cuba y un canadiense grave en Cárdenas
 

Reproduce este artículo

Los casos de coronavirus en Santiago de Cuba aumentaron a 38 luego de la aparición de dos contagios nuevos al cierre de ayer 16 de noviembre. Desde el pasado día 11 la provincia padece un rebrote luego de seis meses sin casos confirmados

Además, según informaron las autoridades sanitarias del régimen en su informe diario un ciudadano canadiense de 56 años se encuentra grave en Terapia intensiva. El paciente presenta como patologías Hipertensión Arterial y Cardiopatía Isquémica.

Otro canadiense resultó positivo al virus en el informe de hoy. El hombre se encuentra en el municipio Cárdenas, en la provincia de Matanzas, su fuente de infección es en el extranjero. Por el momento se mantienen bajo vigilancia seis contactos suyos.

El periódico oficialista Trabajadores refirió en uno de sus artículos del pasado 14 de noviembre que la situación epidemiológica en Santiago de Cuba era compleja. 

El texto señala que luego de haber vivido "más de 180 días con la tranquilidad que significa estar libres del SARS COV-2, las autoridades de salud, políticas y gubernamentales, además de la población, están en alerta y accionando para reducir al mínimo posible el número de personas que puedan contagiarse".

Los municipios más afectados son Contramaestre y la cabecera provincial, allí el régimen ha dictaminado un grupo de medidas como reforzar la pesquisa activa y regular la movilidad poblacional.

Un aumento del coronavirus se vive en la Isla luego de la llegada de varios vuelos con turistas. A pesar de que los medios oficiales no se pronuncian al respecto por la necesidad del régimen de llenar sus arcas varios han sido los casos de visitantes foráneos que están en aislamiento. 

Existen sospechas sobre la posible adulteración de los datos referentes a la pandemia por parte del régimen. 

Ayer 16 de noviembre, ADN Cuba reportaba la presencia de 34 turistas contagiados en el país, cifra que podría ir en aumento debido a la llegada de visitantes que huyen del invierno en sus respectivas naciones.

Una docena de rusos resultaron infectados luego de arribar al país y pasar los controles correspondientes donde no se detectó el coronavirus. Los sanitarios cubanos detectaron los casos en un testeo posterior.

Junto a los rusos, el viernes anterior el Ministerio de Salud Pública agregó dos ciudadanos alemanes con coronavirus en Matanzas, lo que hace pensar en el polo turístico de Varadero. Además, uno de los pacientes en estado crítico es polaco (62 años) aunque no se menciona el lugar de ingreso.

Sin embargo, los vuelos desde Rusia y otros países siguen arribando a la Isla. El reinicio de las operaciones del aeropuerto internacional José´ Martí el domingo supone un reto para las autoridades sanitarias del Estado cubano que deberá aumentar el control para evitar que se propague el coronavirus con la llegada de público foráneo. 

Al cierre del día de ayer Cuba reportó 28 muestras positivas de las 7 mil 785 analizadas. El país acumula hasta ahora unas 985 mil 701 muestras realizadas y 7 mil 667 positivas. De los 28 casos diagnosticados, 26 son autóctonos y 2 son importados.