Sancionan con "privación de libertad" a pinareño que vendió turno en cola por 30 CUC

Un cubano residente en la provincia de Pinar del Río fue condenado a “privación de libertad” por vender un ticket en una cola
Tienda de electrodomésticos en Pinar del Río. Foto: Guerrillero
 

Reproduce este artículo

Un cubano residente en la provincia de Pinar del Río fue condenado a “privación de libertad” por vender un ticket en una cola.

Según informaron medios oficialistas locales, en juicio oral y público solicitado por la Fiscalía provincial, el Tribunal Municipal Popular de Pinar del Río sancionó al ciudadano Michel Delgado Blanco, “por el delito de actividades económicas ilícitas, como parte del enfrentamiento a las indisciplinas e ilegalidades”.

El Fiscal Jefe Provincial Lázaro Guzmán Días, explicó “que se ha actuado de acuerdo a lo establecido en el Código Penal, con apego al respeto de las garantías y derechos de las partes”.

La versión difundida por la emisora estatal Radio Guamá, sostiene que “atendiendo a las continuas quejas de la ciudadanía, oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) el día 25 de junio del presente año, detuvieron al ciudadano Michel Delgado Blanco por revender a un precio de 30 CUC el ticket para adquirir los [aires acondicionados] Split”, que vendían en la tienda “La capitana”.

“El Tribunal municipal Popular de Pinar del Río sancionó al acusado por el delito de actividades económicas ilícitas a un año de privación de libertad subsidiado por trabajo correccional sin internamiento y multa de 300 cuotas de 10 pesos cada una”.

Al cubano se le impuso, además, la sanción accesoria de “prohibición de frecuentar las tiendas de ventas de productos en Moneda Libremente Convertible (MLC)”, conforme al artículo 41 del Código Penal. El fiscal Guzmán Días aseguró que de acercarse a una de las nuevas tiendas que venden en dólares, “tipificaría otro delito denominado Incumplimiento de Sanciones Accesorias, con marcos penales de tres meses a un año de privación de libertad o multa de cien a trescientas cuotas, o ambas sanciones”.

Desde el 2018 la habitual crisis económica cubana viene en caída libre, y arreció en el primer semestre del año por la debacle internacional debida al coronavirus. La imagen más recurrente por estos tiempos es la de enormes muchedumbres de personas intentando comprar los pocos productos disponibles en tiendas y centros comerciales del régimen, desde alimentos y aseo personal, hasta equipos electrodomésticos.

Si a esto sumamos el desempleo –más durante la pandemia– y los bajos salarios en el sector estatal, se da el escenario propicio para la proliferación de personas que se dedican en las colas a vender “turnos”, que en el caso cubano no solo ayudan a permanecer menos tiempo en las largas filas: también aseguran adquirir algo, porque de buenas a primeras pueden desaparecer los productos.

La incertidumbre ante la escasez general llega a tal punto, que el precio de un turno en una cola cubana puede dispararse: ¡hasta los 150 dólares! Lo informó el medio oficialista Cubadebate, en un reportaje que hace énfasis en la culpabilidad de presuntos revendedores de tickets y productos.