Senador Rubio denuncia atropellos contra Carolina Barrero

El senador de EEUU Marco Rubio denunció este 10 de mayo los atropellos que el régimen de La Habana ha cometido contra la joven historiadora de arte Carolina Barrero, represión que se intensifica en las últimas semanas
Carolina Barrero y Marco Rubio. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

El senador de los Estados Unidos Marco Rubio, a través de su cuenta en español en la red social Twitter denunció este 10 de mayo los atropellos que el régimen de La Habana ha cometido contra la joven historiadora de arte Carolina Barrero, una represión que se intensifica en las últimas semanas.

"La historiadora de arte cubana Carolina Barrero, quien también es promotora cultural, ha sido víctima de agresiones y otras bajezas por parte de la Seguridad del Estado del régimen de Castro/Díaz-Canel. ¿Hasta cuándo tendrán que sufrir las mujeres cubanas estos atropellos?", escribió Rubio en Twitter.

Recordemos que hace dos días Carolina, quien también es activista del 27N, narró en su cuenta de Facebook que en su última detención arbitraria por parte de la Seguridad del Estado, la cual ocurrió el pasado miércoles luego de un mes en el que los órganos represivos de la dictadura no le permitieron salir de su vivienda, fue agredida físicamente, desnudada a la fuerza, y acusada de desacato.

"Bajé con los brazos alzados. Para estar presa en casa era mejor que me llevaran, que acabaran con el simulacro indocumentado que llevaba un mes parqueado en la esquina y me impedía salir. A esa hora, otros permanecían en las cárceles, a merced de procesos penales manoseados por quienes utilizan la ley no para hacer valer la justicia, sino para sepultar la verdad", escribió Barrero en su cuenta de Facebook.

Refirió además que todo esto ocurrió en la estación policial de San Miguel del Padrón a donde fue llevada. "Dos oficiales de la Policía me aguantaron de los brazos mientras una tercera, vestida de civil, me desnudaba con violencia. Afuera de la celda un policía hombre miraba en silencio como quitaban la ropa de mi cuerpo", contó.

"Fue tal la brutalidad que me tumbaron al piso para arrancarme el pantalón. Cuando terminaron me erguí desnuda y las miré. Se encogieron, les sobrevino un aspecto confuso, incapaz de sostener un bemol. Se fueron. De lo que pude decir en defensa propia ante el abuso de la autoridad me acusan de desacato. Si la Seguridad del Estado cree que me humilla se equivoca, se humillan a sí mismos. Se muestran", agregó.

Asimismo, recordó que apenas dos semanas atrás durante otra detención arbitraria agentes de la Seguridad del Estado se atrevieron a bromear, como en una especie de juego con el que buscaban intimidarla, sobre los cargos que podrían fabricarle para procesarla.

"Este 5 de mayo, a medida que pasaban las horas, hicieron lo mismo, barajaron la figura legal que me impondrían como quien escoge el traje que mejor conviene a la ocasión; de propagación de epidemias pasaron a desorden público, para finalmente construir el desacato", escribió.

Desde que Carolina regresó a Cuba la Seguridad del Estado no ha dejado de acosarla y amenazarla con fabricarle un proceso judicial, y lamentablemente la represión ha ido en aumento, pero esto ha hecho que cada día sean más los que presten interés en su caso, como ahora hizo el senador estadounidense Marco Rubio.