Con arresto domiciliario, régimen resiente esperanzas de animalistas tras reunión del Minag

Tras las "esperanzas" levantadas con la reunión de este viernes en el Minag, el régimen ha hecho que la decepción aflore otra vez. Una activista amaneció sitiada y otros dos están siendo difamados en redes sociales
Imagen compartida por animalista sitiada. Foto tomada de Facebook
 

Reproduce este artículo

Luego del diálogo de este viernes en el Ministerio de Agricultura (Minag) entre activistas por el bienestar animal y autoridades del sector, que dio esperanzas a la comunidad animalista sobre la prontitud de la demandada ley de protección a los animales, el régimen ha hecho que la decepción aflore y ha demostrado, una vez más, que todo lo autónomo e independiente sólo puede esperar represión y castigo de él.

De tal suerte, la activista Verónica Vega amaneció este sábado con una patrulla policial frente a su edificio, lo que denunció como un arresto domiciliario, mientras que Beatriz Batista y Omar Mena, otros dos destacados miembros de la comunidad animalista, están siendo objeto de una campaña difamatoria desde un perfil falso en Facebook.

“Tras la aparente victoria ayer luego de presentarnos frente al Ministerio de la Agricultura exigiendo una respuesta sobre el Decreto Ley de Bienestar Animal, esta es la respuesta oficial tras un diálogo ‘respetuoso y civilizado’ con los funcionarios”, escribió Vega en su perfil de la referida red social, donde mostró una imagen de la patrulla que le vigila.

“Una patrulla policial frente a nuestro edificio y forzado arresto domiciliario. Ya ayer comenzó una campaña difamatoria desde un perfil falso contra [email protected] activistas Beatriz Batista y Omar Mena. ¿Se puede creer en una conversación que deriva en acciones que descalifican a una parte de los interlocutores? ¿Se puede creer que hay una voluntad política de cambio?”, agregó.

Los medios de propaganda del régimen mostraron la reunión entre activistas y autoridades como un hecho confirmatorio de la aparente voluntad del gobierno de atender y dialogar con la sociedad civil. Omitieron mencionar que el encuentro fue la respuesta hallada para poner fin a la manifestación de activistas en las afueras del Minag y que hubo detenciones y todo un operativo represivo preparado para accionar si así lo hubiese considerado pertinente la Seguridad del Estado.

La protesta pacífica de activistas cubanos que luchan por la protección y bienestar animal se produjo el viernes en la mañana, frente a la sede del Minag.

Los animalistas se presentaron frente a la institución estatal con carteles que reclaman que el gobierno apruebe una legislación sobre el tema, que ha sido postergada a pesar del consenso de gran parte de la sociedad civil.

Beatriz Batista, una de las líderes del movimiento y esta protesta, publicó en sus redes sociales una “declaración animalista” en la que se expresa que “durante más de treinta años los amantes de los animales en Cuba hemos exigido un trato digno y justo para estos seres”.

“Con la llegada de las nuevas tecnologías, en el último quinquenio, miles de personas hemos visibilizado esta causa: incentivando, educando y exigiendo que cesen los crímenes contra los animales. Lo pedimos en las redes sociales, en los debates para la aprobación de nuestra actual Constitución y en cada espacio en el que la comunidad animalista tiene al menos un poco de voz”.

Batista añadió: “Nuestro objetivo único y primordial es JUSTICIA para los animales en Cuba, pero entendemos que no se puede llegar a esa JUSTICIA si en principio no existen leyes que la hagan valer, si no existe un compromiso de las instituciones para ayudar en la transformación que deseamos, si no existe la voluntad gubernamental de crear refugios de animales, eliminar los zoológicos y establecer pautas que permitan a los animales una vida digna”.

Lo publicado por la joven Licenciada en Comunicación Social denuncia que “protectores, activistas y la comunidad animalista en general, venimos esperando una Ley de protección animal desde hace mucho tiempo”.

Los animalistas aseguran que, si bien las solicitudes “recientemente han sido atendidas con debates y encuentros entre funcionarios del Ministerio de Agricultura de Cuba y una representación de los animalistas cubanos para la conformación de la mencionada ley, debemos decir que dicha legislación se ha postergado más de los esperado y lo prometido. Casi finaliza febrero y el decreto, pospuesto desde marzo de 2020, aún no ha sido aprobado”.

Por esta razón, se manifestaron frente al ministerio pidiendo “una fecha para la aprobación del Decreto Ley de Bienestar Animal”, así como “transparencia sobre el contenido de dicho decreto antes de su aprobación, de manera que pueda existir una retroalimentación de la comunidad animalista, y comunicación efectiva sobre cuáles son los mecanismos diseñados para la denuncia de estos problemas, así como para hacer cumplir la ley en cuestión”.

Orlando Díaz Rodríguez, director jurídico del Minag, salió a contener la protesta y pidió que Beatriz Batista se reuniera con autoridades del régimen dentro de la institución, pero los activistas exigieron entrar todos. Los funcionarios cedieron y comenzó un debate, que terminó con el compromiso de las autoridades de que el decreto saldría a más tardar el 26 de febrero.

Poco antes de que los animalistas fueran recibidos en el ministerio, el colaborador de ADN Cuba Héctor Luis Valdés Cocho fue detenido cuando reportaba la manifestación pacífica.

En el video se observa cómo dos agentes de la Seguridad del Estado se aproximan al activista, mientras grababa imágenes de los manifestantes, y lo obligan a salir de allí.

Desde hace algún tiempo en Cuba ha surgido un activismo inédito liderado por grupos independientes de la sociedad civil que han encauzado sus protestas a través de las redes sociales y el año pasado protagonizaron una inusual marcha en La Habana para exigir el fin del maltrato animal y la aprobación de leyes al respecto.

El pasado noviembre los defensores de los animales también denunciaron una recogida masiva de perros callejeros para su sacrificio realizada en la capital cubana por el programa sanitario estatal Zoonosis, departamento de control sanitario del Ministerio de Salud Pública.