Régimen usa auto con altavoz para anunciar nuevos casos de COVID-19
Los autos llaman a mantener las medidas de aislamiento social, dan información sobre los puntos donde pueden hacerse pruebas PCR y los barrios con mayor índice de contagios
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano utiliza autos con altavoces para dar a conocer los casos nuevos de coronavirus en algunas localidades con poca infraestructura de comunicación, como el municipio San José de las Lajas.

Según los pobladores de la zona, ese sistema es necesario, pues hay muchas personas que ni siquiera escuchan la radio y niños que se divierten jugando en la calle, a pesar de que hay restricciones a la circulación todas las horas del día.

Este y otros medios de comunicación ayudan a aumentar la percepción de riesgo entre los habitantes; al mismo tiempo, los autos llaman a mantener las medidas de aislamiento social, dan información sobre los puntos donde pueden hacerse pruebas PCR y los barrios con mayor índice de contagios.

Las autoridades sanitarias de Cuba reportaron este 22 de septiembre otro cubano fallecido a causa del coronavirus y 81 nuevos casos, lo que eleva las cifras totales a 117 muertes y 5222 diagnosticados desde que llegara la COVID-19 a la isla a mediados de marzo de este año.

El nuevo deceso se trata de un hombre de 63 años, residente en el municipio cabecera de Ciego de Ávila, con antecedentes de diabetes mellitus. Murió de un paro cardio-respiratorio mientras se encontraba ingresada en el hospital. 

La Habana es la provincia con mayor número de enfermos. Por esta razón, el primero de septiembre la ciudad entró en estado de sitio para reducir drásticamente la propagación del virus, una decisión que tomó el régimen a inicios de septiembre.

En el último mes, las provincias más afectadas con esta segunda ola del virus han sido La Habana y Ciego de Ávila. En el parte de hoy destacan La Habana, con 31 casos; Matanzas, con 24, y Ciego de Ávila, con 13.

A finales de junio comenzó la reapertura de la isla por etapas: primero en provincias y luego en la capital, sin embargo, semanas después se vio un incremento de casos.

Desde el pasado 31 de marzo, el primer ministro del régimen cubano, Manuel Marrero Cruz, anunció la suspensión total de los vuelos a la Isla, lo que significa que ni los cubanos ni extranjeros residentes pueden entrar al país, salvo situaciones excepcionales.