Régimen continúa sin entregar tierras a campesinos a pesar de crisis alimentaria

Funcionarios del Ministerio de Agricultura de Cuba y directores de empresas estatales no entregan las tierras cultivables del país a los campesinos que quieren hacerlas producir
Campesino cubano trabajando. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

En medio de una aguda crisis alimentaria, funcionarios del Ministerio de Agricultura de Cuba (Minag) y directores de empresas agropecuarias estatales no entregan las tierras cultivables del país a los campesinos que quieren hacerlas producir.

“Como [mismo] tenemos ahora, sin insumos, que sembrar más áreas y buscar más productores, hay que estimular al que lo quiera hacer. En eso tenemos lentitudes con nuestros delegados [de la Agricultura] municipales y provinciales y también con nuestros directores de empresas”, dijo Ydael Jesús Pérez Brito, titular del Minag, durante una comparecencia en la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento cubano).

Según el funcionario, los directivos de empresas estatales “piensan que algunas tierras pueden ser para proyectos futuros y que pueden esperar por un tiempo y quedan ahí, dejándolas ahí ociosas o deficientemente explotadas. ¡Eso no lo podemos permitir!”, concluyó Pérez Brito.

A mediados de abril el régimen cubano anunció 63 medidas para “potenciar la producción de alimentos”, entre ellas la autorización a que los campesinos vendan por su cuenta la carne de res que producen, así como la leche y sus derivados, aunque con condiciones.

Además, el Estado anunció que reduciría las tarifas de electricidad y agua en todas las actividades agropecuarias, que serían “fijas durante todo el año, con independencia de la fluctuación de los precios del petróleo en el mercado internacional y la estructura de generación interna”.

El viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca dijo a medios estatales en abril que el país dispone de más de 10 millones 400 000 hectáreas de tierras, de ellas unos 6 millones 400 755 son agrícolas (58%), y solo 3 millones 120 926 hectáreas están cultivadas.

Las empresas estatales y las antiguas UBPC gestionan alrededor del 54% de las tierras agrícolas. Sin embargo, solo producen el 20% de lo que se comercializa para abastecer a la población.

Los productores privados con un 38% de la tierra producen casi el 80% de todo lo que reporta Cuba en alimentos. Entre ellos hay casi medio millón de “finqueros” o personas que operan parcelas de tierra cedidas en libre usufructo por el Estado cubano, con casi 2 millones de hectáreas.

Cuba importa más del 80% de los víveres que consume lo que representa un gasto anual de 2000 millones de dólares, según cifras oficiales. Actualmente, la isla vive una de las peores crisis alimentarias de su historia, con una escasez generalizada de productos agropecuarios tanto en el campo como en la ciudad.

 

Foto de portada: archivo de EFE