Régimen insiste en que cubanos cultiven sus patios para enfrentar desabastecimiento

La crisis económica por la que atraviesa Cuba desde 2018 tiene entre sus consecuencias la escasez de alimentos, ante lo cual el régimen insiste, como medio para atenuarla, que el pueblo cultive en sus patios
Régimen insiste en que cubanos cultiven sus patios para enfrentar desabastecimiento
 

Reproduce este artículo

La crisis económica por la que atraviesa Cuba desde 2018 tiene entre sus consecuencias la escasez de alimentos. En las últimas semanas se ha visto a funcionarios del régimen pidiéndole a la población que produzca sus propios alimentos desde sus casas, algo que ha sido, incluso, objeto de burla.

Este 15 de Julio el diario estatal Sierra Maestra, perteneciente a la provincia de Santiago de Cuba, publicó un artículo que reseña qué se está haciendo desde el estado en ese territorio, "en pos de garantizar la agricultura urbana, suburbana y familiar".

En conversación con el Sierra Maestra, Wuerlin Velázquez Herrera, Jefe del Departamento de la Agricultura Urbana en Santiago de Cuba, explicó que "es una prioridad máxima en el país la producción de alimentos y es por eso que en Santiago de Cuba hemos desarrollado un sistema para apoyar a las familias en efectuar la Agricultura desde sus viviendas".

A lo largo de su historia como nación Cuba siempre fue un país eminentemente agrícola, con suficientes tierras y recursos que le permitieron llegar a ser líder en la región, algo que cambió después de 1959 con el ascenso de los Castro al poder.

Esta idea de llamar a la población a que produzca sus propios alimentos no es nueva, fue implementada por el difunto Fidel Castro durante el llamado periodo especial, cuando los primeros organopónicos dieron origen a un movimiento de agricultura urbana.

El Sierra Maestra señala que "una de las tareas principales que el Departamento de Agricultura Urbana se ha propuesto en estos momentos es incrementar los patios y las parcelas a nivel de la familia y en ese sentido, aunque ha ido creciendo en estos últimos tiempos, aun no satisface las necesidades, pero sí es un apoyo al programa de autoabastecimiento provincial".

Al respecto, Velázquez Herrera expresó: "En el movimiento de patios y parcelas vamos incorporando patios a través de representantes de la agricultura urbana en cada Consejo Popular, orientando a las familias y midiendo la producción en cierta forma e indudablemente en este primer semestre del año 2020 ha crecido este movimiento y tiene tendencia a crecer más".

El funcionario destacó que como estrategia para apoyar la producción de alimentos en la ciudad el régimen cuenta con "un programa relacionado con la construcción de organopónicos, huertos intensivos, parcelas, cultivos semiprotegidos, que esos sí llevan recursos, sistemas de riego y tenemos todo un programa porque la meta es llegar a los 10 metros cuadrados por habitante y ya la provincia de Santiago de Cuba va por 8,2 metros cuadrados en estas cuatro modalidades".

Según lo expuesto por los funcionarios del régimen en las últimas semanas, a lo que se le suman ahora las palabras del Jefe del Departamento de la Agricultura Urbana en Santiago de Cuba, todo apunta que la crisis alimentaria es para largo, y que del pueblo, a nivel de las familias, dependerá en gran medida sobrevivir a ella, a menos que las políticas del país cambien en ese sentido y se les permita a los campesinos otro tipo de gestión que redunde en un mejor aprovechamiento del campo y sus recursos.