Régimen cubano recibió cerca de un millón de euros para pruebas PCR

La ayuda de emergencia forma parte de las acciones regionales para apoyar los esfuerzos de los países del Sistema de Integración Centroamericana en la lucha contra el coronavirus
Régimen cubano recibió cerca de un millón de euros para pruebas PCR
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano recibió una donación de más de 100 000 pruebas de PCR a través de la cooperación financiera no reembolsable del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para contribuir a controlar el actual rebrote de coronavirus.

La donación de miles de PCR ocurre en los momentos en el que los nuevos casos diarios de la pandemia en la isla aumentan exponencialmente. Los hospitales y centros médicos en varias provincias han colapsado y los cubanos residentes dentro y fuera del país reclaman una intervención o canal humanitario.

Los exámenes de detección han escaseado durante la crisis sanitaria que vive la isla. El cubano Yadrian Tellado González denunció el martes 6 de julio en redes sociales que llevaba más de seis horas en el policlínico Norte de la central provincia de Ciego de Ávila esperando a que le realizaran un test rápido para detectar COVID-19.

“Desde las seis de la mañana hasta las 12 p.m estamos aquí por un test rápido y nada”, comentó el usuario en el grupo de Facebook “Revolico Ciego de Ávila”.

Tellado González calificó de 'abuso' la situación, pues hay niños y personas mayores sintomáticos. “Después se llenan la boca de decir que somos una potencia médica, claro, lo que sin medicinas”, concluyó Tellado González.

Otros usuarios aprovecharon el mismo post para denunciar hechos similares en sus zonas. Por ejemplo, Yusmidy Nava Gasita declaró que el Policlínico Centro, igualmente en Ciego de Ávila, estaba en la misma situación.

“Mi hijo lleva dos días para hacerse un test rápido y no ha podido, con un niño de un año y ni al niño le dan preferencia. Es todo una falta de respeto”, señaló.

Otra cubana, Anabid Castillo, contó que estuvo cuatro horas en el municipio de Morón esperando para que le hicieran la prueba rápida, que resultó positiva; sin embargo, aún no ha sido hospitalizada.

“El médico me llenó todos los papeles y me dijo: oye, ten todo preparado, en menos de una hora vas para un centro de aislamiento, y aquí estoy aún en mi casa desde ayer con falta de aire, dolor de cabeza y ni el médico de familia para ver cómo sigo”.

La ayuda de emergencia, que asciende a 935 600 euros, ejecutada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), será entregada al Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), centro para el diagnóstico de los contagios de SARS CoV-2 en Cuba, así como a otros 23 laboratorios de biología molecular.

Según declaraciones del presidente ejecutivo del BCIE, Dante Mossi, la donación forma parte de las acciones del Programa de Apoyo, Preparación y Reactivación Económica de Emergencia ante el COVID-19, diseñado por esa entidad para apoyar los esfuerzos de los países del Sistema de Integración Centroamericana y sus países miembros en la lucha contra el coronavirus.

Ante la falta de PCR, varias provincias cubanas adoptan nuevos protocolos de detección de la enfermedad pandémica.

Una de las estrategias adoptadas es reservar un por ciento considerable de los costos de exámenes para los turistas que arriban al país y de cubanos que regresan del exterior.

El periódico Invasor, de Ciego de Ávila, reportó recientemente que, para contener la epidemia en ese territorio y ganar tiempo en la aplicación de los protocolos, se requería liberar la capacidad de procesamiento en el Laboratorio de Microbiología de Morón, que en las últimas jornadas había llegado al límite, recurriendo el uso más extendido de la tecnología Suma (Sistema Ultra Micro Analítico), y por medio de un biosensor, que se usa tomando una muestra nasofaríngea. 

“Así el PCR quedaría para confirmar un resultado, y para los viajeros y turistas que arriban al territorio”, subrayó ese medio.

Las donaciones forman parte del Plan de Respuesta Socioeconómica Inmediata del Sistema de Naciones Unidas (ONU) en Cuba, que acompañan las políticas y planes de recuperación del país ante la pandemia.

Se espera que las instituciones implicadas consigan fortalecer la capacidad del sistema de salud para enfrentar el COVID-19.

Cuba es miembro del BCIE desde el 11 de julio de 2018. La entidad fue el primer organismo multilateral de la región centroamericana en recibir a la isla como otro de sus miembros.