Régimen se queja ante Encargado de Negocios de EEUU por informe sobre DDHH

El Encargado de Negocios de EE.UU. en La Habana, Timothy Zúñiga-Brown, fue convocado por el Minrex para que conociera el rechazo del gobierno castrista sobre el Informe de derechos humanos en Cuba, realizado por el Departamento de Estado norteamericano
Régimen se queja ante Encargado de Negocios de EEUU por informe sobre DDHH
 

Reproduce este artículo

El Encargado de Negocios de Estados Unidos en La Habana, Timothy Zúñiga-Brown, ha sido convocado por el director general a cargo de EE.UU., del Ministerio de Relaciones Exteriores del régimen castrista, Carlos Fernández de Cossío, para que conociera el rechazo del gobierno cubano sobre el Informe Nacional sobre prácticas de derechos humanos en Cuba durante 2020 publicado por el Departamento de Estado norteamericano.

Según un reporte del diario oficialista Granma, “el diplomático cubano resaltó, ante el Encargado de Negocios de la Embajada de EE.UU.,  el prestigio del archipiélago en el tema de los derechos humanos, por los resultados que ha alcanzado en la promoción y protección de estos; por su tradición de cooperación con los mecanismos de las Naciones Unidas que se aplican sobre bases universales y no discriminatorias (…)”.

En el documento publicado por el gobierno estadounidense, se advierte que Cuba mantiene un estado autoritario y los miembros de las fuerzas de seguridad “cometieron numerosos abusos”.

Se denuncia además en el amplio y detallado informe, que la Policía Nacional Revolucionaria y unidades especializadas de la rama de seguridad estatal son responsables de monitorear, infiltrar y reprimir la actividad política independiente.

Entre las violaciones de derechos humanos que señala EE.UU. se realizaron en Cuba durante el año anterior, se incluyen: “ejecuciones ilegales o arbitrarias, incluidas ejecuciones extrajudiciales, cometidas por el gobierno; desaparición forzada; tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes a disidentes políticos, detenidos y presos por parte de las fuerzas de seguridad; condiciones carcelarias duras y potencialmente mortales; arrestos y detenciones arbitrarias; prisioneros políticos; problemas importantes con la independencia del poder judicial; e interferencia arbitraria o ilegal con la privacidad”.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, reaccionó al informe de violaciones de DD.HH en la isla publicado por la administración Biden, tildándolo de acusación “mentirosa”.

“Indigna, inmoral y mentirosa acusación del Departamento de Estado norteamericano contra Cuba”, respondió en Twitter el mandatario, que no fue elegido democráticamente, sino designado por el general Raúl Castro para administrar el régimen.

Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores del régimen, también se pronunció este lunes 5 de abril en Twitter sobre el Informe, el cual afirmó es “oportunista, arbitrario y unilateral, falta a la verdad”.

Mientras la prensa estatal del régimen, asegura que Fernández de Cossío resaltó ante Zúñiga-Brown, “el prestigio del archipiélago en el tema de los derechos humanos (…) y ejemplificó la reciente elección de Cuba como miembro del Consejo de DD.HH de la ONU; este lunes fueron detenidos arbitrariamente en la isla, alrededor de una decena de activistas y permanecen en huelga de hambre 32 miembros de la Unión Patriótica de Cuba, como protesta ante la represión y cerco de policial a la sede de esta organización en la provincia de Santiago de Cuba.

478 acciones represivas: así terminó marzo para los cubanos

 

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) denunció en un comunicado al que tuvo acceso ADN Cuba, que en la isla “se mantiene el clima represivo contra activistas y periodistas independientes”. Los observadores han documentado al menos 478 acciones represivas, de las cuales 114 son arrestos arbitrarios.

El mes anterior, los principales abusos registrados por la red de observadores en Cuba, han sido: hostigamientos, sitios de viviendas, amenazas, citaciones policiales y multas.

“Nos preocupa sobremanera que, en este contexto, la respuesta del gobierno al aumento de la indignación y protesta populares sea la represión. Posiblemente en los próximos meses aumente la desesperación de la gente ante la difícil situación y la falta de soluciones, cuando no indolencia, por parte de las autoridades”, advirtió el OCDH.