Régimen hostiga a médicos y estudiantes que exigieron recursos y respeto

Testimonios obtenidos por el Gremio Médico Cubano Libre y compartidos con ADN Cuba dan fe de que los galenos de la video-denuncia están siendo retenidos e incomunicados en los hospitales donde trabajan, presuntamente para una purga o rendición de cuentas ideológica
Los médicos y estudiantes desmintieron lo dicho por el primer ministro de Cuba, Manuel Marrero
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano está hostigando a los médicos y estudiantes de medicina y estomatología que desmintieron las acusaciones y críticas del primer ministro Manuel Marrero a los trabajadores de la salud, al tiempo que exigieron mejores condiciones, recursos y respeto para salvar vidas ante los embates de la pandemia de coronavirus.

Testimonios recabados por el Gremio Médico Cubano Libre y compartidos con ADN Cuba dan fe de que los médicos de la provincia de Holguín están siendo retenidos e incomunicados en los hospitales donde trabajan, mientras a los estudiantes estan siendo amedrentados por las autoridades académicas en su centro de estudios.

“A los estudiantes los citó el decano de la universidad. Ellos son el eslabón más débil de la cadena y estoy seguro de que van a comenzar por ellos. A los médicos los están ‘analizando’ en el teatro del hospital Lenin”, aseguró el doctor Alexander Pupo en un audioal Gremio .

El doctor Pupo ha sido marginado por el régimen por expresarse libremente en sus redes sociales y pronunciarse contra lo que considera que está mal en Cuba, a partir de los sucesos recientes, instó a la comunidad médica internacional a apoyar a “estos muchachos”, para que “se sientan protegidos”.

“Creo que van a tratar de amenazarlos, de amedrentarlos y asustarlos. Viene un momento difícil para estos muchachos, lo veo venir”, dijo Pupo, que además confirmó que varios de los 23 médicos y estudiantes que alzaron su voz en el audiovisual están retenidos.

De manera similar, el doctor Manuel Guerra, uno de los participantes en el video y habitual crítico del castrismo, denunció mediante una directa en Facebook que había tenido dificultades para comunicarse con otros colegas y estudiantes, y que había recibido una llamada misteriosa en su casa.

“Hago esta denuncia porque mis colegas están siendo amedrentados en este momento. No sé qué puedan estar pasando porque no logro comunicarme con ellos. Sí hablé con una estudiante de medicina y me confirmó que están reunidos en la Facultad”, dijo Guerra.

“Expreso mi total apoyo a los colegas, que sepan que no están solos. No van a seguir amedrentándonos. No estamos haciendo nada violento ni incumpliendo ninguna medida sanitaria”, agregó, a la vez que explicó que a él no lo habían citado aún, quizás porque trabaja en un hospital municipal y no en los provinciales donde tendrían retenidos a sus compañeros.

Guerra subrayó que con el video querían expresar su deseo de “una Cuba sana”. “No queremos más muerte ni que se agote el oxígeno. Tampoco que salga el primer ministro a decir que es por culpa o dejadez de los médicos. Estamos puestos”, concluyó el galeno.

Las declaraciones de Marrero han suscitado varias respuestas dentro del gremio médico cubano y fuera de él. El funcionario intentó responsabilizar al personal sanitario de la crisis de salud que vive la isla, que en los últimos meses registra sus peores indicadores desde la llegada de la pandemia.

Marrero responsabilizó a los médicos de Cienfuegos de la crisis sanitaria en ese territorio del centro de la isla. “(La provincia) Está igualita que las demás con la falta de test de antígenos, la falta de medicamentos, los mismos problemas objetivos. Pero hay más quejas de los problemas subjetivos que de los problemas objetivos. Cuando usted suma la falta de medicinas, esto, lo otro, es inferior que la cantidad de quejas y denuncias por el maltrato, la dejadez, porque no los visitan”, afirmó.

Sus acusaciones provocaron la indignación de los médicos y estudiantes holguineros. “No es falta de humanidad, es falta de recursos; basta ya”, sentenció en el video Milagros Aguilera, residente de Cirugía del hospital clínico quirúrgico de Holguín.

En el material, ambientado con la versión en español del tema “Somos el mundo”, que llama a la solidaridad y el trabajo conjunto en favor de causas nobles, los galenos y estudiantes coinciden también en la petición de medios de protección, recursos e insumos, tanto para los pacientes como para ellos.

Esos medios de protección y recursos les permitan realizar de manera satisfactoria su labor y salvar al pueblo cubano, para lo cual requieren además “justicia y respeto”.

Ante tales peticiones, las primeras respuestas del régimen están siendo represivas e intimidatorias. Además de lo reportado por Pupo y Guerra, mensajes llegados al Gremio Médico Cubano Libre dan cuenta de que en el hospital Lenin de Holguín, donde trabajan muchos de los denunciantes del video, se prepara una reunión con funcionarios locales del Partido y el Gobierno, y la vice primer ministra Inés María Chapman.

“Todos los cuadros y los que aman a este hospital y sobre todo los revolucionarios, los espero a las 2pm en nuestro teatro, tendremos la visita de nuestro secretario y de nuestra vice primer ministra Inés María Chapman, los espero, no me fallen”, se lee en uno de los mensajes de convocatoria al encuentro, en el que presumiblemente se criticará el video y se buscará adoctrinar, castigar o lograr arrepentimiento en alguno de los denunciantes. 

Para tal acto “espontáneo” de “reafirmación revolucionaria” y “compromiso” de los médicos con la dirigencia del régimen, incluso cuando los critica, el hospital Lenin está lleno de cámaras televisivas. Así lo aseguran fuentes a esta revista, que además piden denunciar las maniobras propagandísticas y de hostigamiento del oficialismo contra médicos y estudiantes que sólo hicieron uso de su libertad de expresión para defenderse de críticas y juzgar la crisis sanitaria que atraviesa la isla.