Régimen rechaza apertura de corredor humanitario

Ernesto Soberón, funcionario de la Cancillería del régimen, afirmó que los pedidos de un corredor o una intervención humanitaria son llamados interesados que responden a “una campaña de desinformación"
Ernesto Soberón, director de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior del Minrex
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano manifestó su rechazo a los pedidos de apertura de un corredor humanitario en la isla para hacer frente a la crisis generalizada por los embates de la pandemia porque, según afirmó el director de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior, Ernesto Soberón, se trata de un concepto asociado a zonas en conflicto y no aplica a Cuba.

En conferencia de prensa desde el Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), Soberón dijo que los pedidos de un corredor o una intervención humanitaria son llamados interesados que responden a “una campaña de desinformación que intenta confundir a nuestros connacionales en el exterior y a la opinión pública internacional”.

"Hay un interés genuino de cubanos en el exterior por contribuir a aliviar la actual situación en medio del impacto de la COVID-19, pero también se lleva a cabo una campaña en toda ley para presentar una imagen de caos que no se corresponde con la situación nacional", dijo el funcionario.

Soberón, según la oficialista Prensa Latina, alegó que el propósito es desacreditar a Cuba y la gestión del gobierno en la pandemia, obviando los esfuerzos de este por salvar vidas. Esfuerzos que, añadió, permiten indicadores como un índice de mortalidad de la COVID-19 en la isla de 0,65 por ciento, inferior a la media internacional, de 2,16.

Asimismo, dijo que el régimen no pone trabas a la cooperación internacional y la ayuda solidaria. Hasta la fecha, precisó, se han recibido 20 donaciones de cubanos residentes en el exterior y otras 13 están en proceso.

Tales envíos han permitido el arribo al país de alrededor de ocho millones de jeringuillas y otros insumos médicos necesarios para luchar contra la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 y, según el funcionario cubano, las instituciones gubernamentales seguirán “tramitando con toda agilidad la llegada de estos insumos”.

Si bien Soberón reconoció en su comparecencia ante la prensa la gravedad actual de la pandemia en Cuba, negó que centros médicos o territorios estuvieran colapsándose por la propagación del virus.

Al respecto, obvió referirse a las denuncias que a diario hacen los cubanos en redes sociales, exponiendo la aguda escasez que sufren de medicamentos, alimentos y otros artículos de primera necesidad, así como negligencias médicas y falta de recursos y capacidad para contener la epidemia.

Tampoco comentó sobre la desconfianza de cubanos residentes en el exterior en el régimen y la renuencia a enviar donaciones a través de los mecanismos de éste, en tanto no son transparentes ni garantizan que los recursos lleguen directamente a los más necesitados.