Régimen demora la pensión por viudez de otra cubana
Luego de casi un año de trámites, el abogado le dijo que todos los papeles estaban mal, y que debía comenzar desde el principio.
Régimen demora nuevamente la pensión por viudez de otra cubana
 

Reproduce este artículo

El impago o retraso a la hora de otorgar las pensiones resulta inherente al aparato burocrático del régimen, como si formara parte de la ley.

Si bien los cubanos no tienen más opción que esperar unos meses, hay casos en los que ese tiempo se excede por mucho, como si detrás se escondiera la idea macabra de no pagar.  

Uno de estos casos es el de Ormida L. Escalona Rodríguez, quien se encuentra desde finales de septiembre de 2019 haciendo hasta lo imposible para que el régimen le apruebe una pensión de viudez.

Ormida, residente de avenida Camilo Cienfuegos No. 54 entre 6 y 7, Caymari, Manzanillo, en la provincia de Granma, explica en carta enviada a la redacción del periódico oficialista Juventud Rebelde, que el 21 de septiembre de 2019 falleció su esposo, con quien estuvo casada por más de 65 años. Para obtener una pensión por viudez, fue a la filial del Instituto Nacional de Seguridad Social, donde le dijeron que debía presentar la certificación de matrimonio, pero cuando la entregó, el segundo apellido del documento no coincidía con el correspondiente en el carné de identidad.

Entonces le orientaron ir al bufete colectivo de Plácido, entre Maceo y Masó, en esa ciudad, donde se encargarían de las gestiones de subsanación del error.

Según refieren, en ese lugar firmó el contrato de servicios jurídicos el 31 de enero de 2020 con un abogado. Este le solicitó la inscripción de nacimiento de sus hijos y otros familiares. Ormida las entregó, pero poco más de un mes después fueron detectados en el país los primeros casos positivos al nuevo coronavirus y se paralizaron todos los servicios.

Añade la afectada que cuando comenzó a implementarse la desescalada en la provincia de Granma, al ver que el abogado no se comunicaba con ella, su hijo fue a encontrarse con él, y este le dijo que debían buscar el certificado de defunción en el municipio de Yara.

Una semana después ya el abogado tenía en sus manos el documento solicitado, pero no fue hasta dos meses y medio más tarde que planteó que todo estaba mal, que se debía realizar un nuevo contrato.

"Lo hicimos en los primeros días de agosto, y todavía no se ha resuelto nada. Es como si comenzáramos de nuevo este proceso. Mi hijo puso en conocimiento de esta situación a la directora del bufete, y le dijo que ya tenía la carta hecha para enviarla. Ya hoy es 7 de septiembre de 2020, faltan 16 días para que mi esposo cumpla un año de fallecido, y yo sin cobrar un centavo de lo que me pertenece", afirma Ormida.