Régimen cubano niega pensión a joven cubano huérfano de padre y madre
Lo pelotearon a diestra y siniestra, como si estuvieran esperando que el joven terminara su carrera o la abandonara para comenzar a trabajar, y así no pagarle la pensión que hasta hoy le niegan.
Régimen cubano niega pensión a joven cubano huérfano de padre y madre
 

Reproduce este artículo

Oscar Alejandro Pérez es joven de 22 años, huérfano de padre y madre y estudiante de Geografía de la Universidad de La Habana, al que el régimen cubano le ha negado una pensión a pesar de que la ley lo ampara.  

Según explica en una carta enviada a la redacción del periódico oficialista Juventud Rebelde, perdió a su padre cuando tenía cinco años de edad, y desde entonces solo contó con el apoyo de su madre, quien falleció en julio de 2018.

Oscar Alejandro, residente en Neptuno 617 entre Gervasio y Escobar, Centro Habana, señala que pensó en la posibilidad de que el Estado le diera protección económica, amparado en la Ley 105 de Seguridad Social, la cual en su artículo 74 dispone que: "A los huérfanos de ambos padres, mayores de 17 años, que no estén vinculados al trabajo y se encuentren estudiando en los cursos regulares diurnos de la educación superior y enseñanza técnico profesional al momento del fallecimiento del causante, se les concede la pensión hasta que concluyan sus estudios o causen baja de ellos".

Precisa en su carta que se presentó en la filial municipal del Instituto Nacional de Seguridad Social (Inass), y el especialista de Trámites le indicó que acudiera a la asesora jurídica del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, quien le dijo que él no calificaba en ninguna de las figuras con derecho a recibir pensión, salvo la excepcional de la Disposición Especial 5ta. de dicha Ley, y para esto debía dirigirse a la Administración del centro laboral de su mamá, para que allí se encargaran del proceso.

En julio de 2018 Oscar contactó con la Jefa de Recursos Humanos del Hospital Pediátrico Borrás-Marfán, refirió el artículo 74 de la Ley 105, y entregó los documentos necesarios para el proceso. A mediados de agosto regresó. En esa ocasión la funcionaria le entregó el expediente laboral y demás documentos, y le dijo que no tuvo respuesta alguna, que dejara las cosas así.

"Tuve que continuar por mi cuenta", explica el joven, y agrega que sin demora se presentó en el área de Trámites de la filial Provincial del Inass, y la jefa le dijo que un mayor de 17 años no puede recibir pensión. Él leyó el artículo 74 de la 105, y ella y otra funcionaria acotaron que no se podía conceder, confirmado por la subdirectora.

Ante tanta negativa no le quedó más opción que ir a Fiscalía Provincial, y allí fue atendido por la fiscal de guardia, quien le dio la razón y decidió radicar la queja por Fiscalía de Centro Habana.

El joven fue a Fiscalía de Centro Habana, y el fiscal que lo atendió le pidió los documentos para hacerlos llegar al director de la Filial Municipal del Inass. A inicios de septiembre se personó en esta última, y lo atendió un especialista "extrañado por lo que le decía, pues no recibió expediente alguno para tramitar pensión por muerte de un huérfano de ambos padres que estudia en el curso regular diurno".

El especialista le indicó que se dirigiera a la Dirección Municipal de Trabajo y Seguridad Social. Allí una trabajadora social tenía conocimiento sobre su caso: "contó que había ido el fiscal y dejó los documentos... para que se tramitaran".

Agrega Oscar que, aunque a ellos no les correspondía la aprobación de la pensión según la explicación de la trabajadora social, ella decidió elevar el caso a su superior, para conceder al menos una ayuda por Asistencia Social, hasta que llegara la pensión, y gracias a esto el joven comenzó a cobrar 217 pesos (CUP) al mes.

En diciembre de 2018, como aún no le habían notificado resolución ni pensión, fue a Fiscalía Provincial, "cansado por el maltrato y la despreocupación".

A inicios de 2019 se reunió con el director de los trabajadores sociales, y este le explicó que la respuesta al caso no era de su competencia, pero se comprometió a llevar personalmente el expediente al Inass en Centro Habana.

En febrero de 2019 Oscar fue al Inass municipal, y allí le informaron que el siguiente paso era elevar el expediente al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, y que lo mantendrían al tanto.

Luego de esto no supo nada más hasta diciembre de 2019, cuando le notificaron que debía entregar la ayuda por asistencia social que estaba percibiendo porque supuestamente ya estaba cobrando la pensión por muerte.

"Después de desmentir tal falacia y que me retiraran la ayuda, fui al Inass municipal a indagar sobre mi expediente y la dilación injustificada del otorgamiento de la pensión, y nadie en la entidad tenía información".

Como si estuvieran esperando que Oscar terminara su carrera o la abandonara para comenzar a trabajar, este año los trabajadores sociales le informaron que el director era otro y no tenía conocimiento del caso, por lo cual él debía iniciar la tramitación del expediente desde el principio, y además le dijeron que los años de trabajo de su mamá, necesarios para el cálculo de la pensión, habían sido extraviados.

"La situación a partir de la muerte de mi mamá ha sido precaria y difícil", afirma. "La estabilidad y continuidad de mis estudios se ve envuelta en inconvenientes. No cuento con solvencia económica propia, y mi abuela no puede sufragar mis necesidades básicas. Me he visto en la necesidad de vender artículos, algunos electrodomésticos y hasta los muebles de la sala", concluye.