Régimen cubano impone 22 multas de 3 mil pesos en el municipio de Placetas
Las medidas para prevenir el coronavirus que han implementado en Cuba, como es de suponer no han sido acatadas de igual manera por toda la ciudadanía, esto ha provocado que las multas aumenten.
Vendedor Ambulante en Cuba
 

Reproduce este artículo

En las últimas semanas han sido noticia en Cuba los numerosos procesos penales y elevadas multas de hasta tres mil pesos producto de delitos relacionados con la crisis generada por el nuevo coronavirus.

Según lo establecido en el artículo 8.3 del Código Penal vigente, la Fiscalía Municipal de Placetas aplicó 22 multas con tratamiento administrativo por una cuantía de tres mil pesos cada una por el delito de propagación de epidemias, tipificado en el artículo 187 del propio cuerpo legal.

Así lo informó este 4 de mayo la emisora estatal Radio Placetas, perteneciente a la provincia de Villa Clara, a través de un artículo publicado en su sitio web.

En conversación con la emisora villaclareña, la directora municipal de justicia en Placetas, Odalys Pérez, informó que esas contravenciones se relacionan con varias conductas entre las que se cuentan, no usar el nasobuco, ingerir bebidas alcohólicas en lugares públicos, aglomeración de personas jugando dominó, incumplir las normas de aislamiento social, y el tránsito en vehículos de actividades por cuenta propia, que como se sabe, en estos momentos están paralizadas.

Así mismo dijo, que en el caso de los acusados reincidentes en esos delitos, se iniciará un proceso penal y serán sancionados por los tribunales con el peso que la ley requiere.

Odalys Pérez también se refirió a la Circular número 4 del Ministro de Justicia, mediante la cual se orienta la suspensión de todos los servicios jurídicos a la población y las instituciones estatales, excepto el Registro del Estado Civil donde solamente se realizarán las inscripciones de nacimiento y las de defunciones, así como la emisión de certificaciones para los procesos de pensión por fallecimiento.

Agregó además, que en el caso del Registro Central de sancionados se mantendrá funcionando solo para la emisión de certificaciones solicitadas exclusivamente por las autoridades policiales y judiciales para procesos penales.

Acotó que en el caso de las notarías es necesario la confección del testamento ológrafo, redactado a mano y firmado por el testador, de su puño y letra, en primera persona y así se evita la presencia en esas instituciones.

Si bien es cierto que hay gente que de manera irresponsable viola las medidas orientadas por las autoridades para hacer frente a la pandemia del COVID-19, la situación se complejiza cuando se imponen multas de hasta tres mil pesos a personas que en muchos casos están desempleadas o sobreviven con un salario mínimo.