Díaz-Canel asegura que en Cuba la libertad de expresión tiene límites

El gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel reconoce que en Cuba la libertad de expresión tiene un límite: el derecho de la Revolución a existir
El gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel reconoce que en Cuba la libertad de expresión tiene un límite: el derecho de la Revolución a existir
 

Reproduce este artículo

El gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel reconoció este martes el carácter dictatorial de su gobierno, alegando que en Cuba la libertad de expresión tiene un límite: "el derecho de la Revolución a existir".

Mediante su Twitter oficial, el mandatario designado envió un mensaje claramente represivo a la sociedad civil independiente.

"No vamos a regalar la Revolución ni sus espacios. Debemos y podemos gestionarlos mejor, aprendiendo más de todo y de todos. Mientras mayor calificación y experticia tengan las personas que lideran los espacios culturales, se apreciarán las obras con mayor rigor y justicia", expresó en esa red social.

Hablando a los artistas, Díaz-Canel señaló que "creemos firmemente que la obra de arte tiene no sólo el derecho sino la misión de ser provocadora, arriesgada, desafiante, cuestionadora, pero enaltecedora y emancipadora. Someterla a la censura subjetiva y cobarde es un acto de lesa cultura". 

"La libertad de expresión en la Revolución sigue teniendo como límite: el derecho de la Revolución a existir. Dentro de la Revolución sigue existiendo espacio para todo y para todos, excepto para quienes pretenden destruir el proyecto colectivo. 

Este miércoles 30 de junio se cumplirá además el aniversario 60 de las llamadas "Palabras a los intelectuales", pronunciadas por el fallecido Fidel Castro en la Biblioteca Nacional. En aquel discurso se excluyó a la disidencia; hoy, el panorama no ha cambiado.

Hay en Cuba actualmente más de un centenar de presos políticos; y hay un artista preso desde hace 72 horas: Hamlet Lavastida.

Hamlet Lavastida cumple tres días detenido en Villa Marista

El artivista cubano regresó al país en junio de este año, luego de una residencia artística en la Kunstlerhaus Bethanien, y en la mañana del 26 de junio, un agente de la policía política lo interceptó en el Centro de Aislamiento del reparto Flores en La Habana, donde permanecía.

Luego fue trasladado hacia Villa Marista bajo una supuesta investigación de la que se desconocen detalles.

Este 29 de junio se cumplen 72 horas de su arresto, sin que el artista haya podido comunicarse personalmente con familiares o amigos.