Dr. Pupo a médicos cubanos: quién diría que la bata sería uniforme de esclavo

“¿Quién pensó que estudiar para desempeñar una labor tan noble, como lo es salvar vidas, te convertiría en un esclavo, en un abusado, en un traicionado por una dictadura?”, cuestionó el joven profesional
Dr. Alexander Pupo y brigadas médicas cubanas
 

Reproduce este artículo

El médico cubano Alexander Raúl Pupo Casas criticó el uso que el régimen hace de estos profesionales, y la persecución que desata contra los trabajadores de Salud Pública que se atreven a disentir del gobierno castrista.

“¿Quién pensó que estudiar para desempeñar una labor tan noble, como lo es salvar vidas, te convertiría en un esclavo, en un abusado, en un traicionado por una dictadura?”, cuestionó el joven profesional en sus redes sociales.

Dirigiéndose a sus colegas, les preguntó: “¿Quién te diría que atarían tus manos con esposas invisibles, que tu familia sería tu cadena para tenerte amarrado al trabajo forzado, y que tu bata sería tu uniforme de esclavo?”

También denunció el acoso laboral, los despidos, difamaciones e interrogatorios de la Seguridad del Estado que han sufrido en meses recientes jóvenes médicos como él, que se han mostrado contrarios al gobierno.

“¿Quién te diría que con amenazas ganarían tu silencio y con chantajes corromperían tu alma?”, añadió.

El médico continúa cuestionando a sus colegas qué hubieran hecho al tomar la carrera, “si hubieras sabido que te obligarían a olvidar tu juramento, que te harían mentir, y que tendrías que bajar la cabeza para conservar lo que te gusta hacer, que es salvar vidas. Si por tu mente hubiera pasado que para prosperar tendrías que separarte de los que amas y que aun así serías abusado y explotado por esos a los que representas allá, donde tu bata se convierte en tu martirio. Que te separarían de tus padres e hijos si decides volar con tus propias alas, y que te ganarías el reproche y la calumnia de esos que deberían besar la tierra que pisas, porque tú eres su sustento”.

Y añadió, para concluir su dura reflexión: “¿Quién diría que tu vida sería tan injusta, tan pobre, tan miserable? Quién diría que sólo encontrarías el regocijo de saber que aún con tantas desdichas, y después de tantas caídas decidiste levantarte, sacudirte el polvo, y con lágrimas en el alma decir 'Yo soy Médico'”.

Además, Alexander Pupo compartió una caricatura en la que se muestra a las “brigadas médicas” que vende el régimen como esclavos del presidente designado Miguel Díaz-Canel, un títere del general Raúl Castro.


No se calla ante el castrismo

Alexander Pupo Casas, a pesar de ser forzado a renunciar al hospital donde laboraba y de prohibírsele continuar los estudios en la especialidad de Neurocirugía, por sus opiniones en redes sociales en contra del régimen, continúa denunciando la dictadura y exponiendo la realidad que se vive en la isla.

Este fin de semana, en otra publicación en redes sociales, el joven galeno, residente en la ciudad de Holguín, afirmó que “es imposible salir a transitar las calles de Cuba y no verlo, no sentirlo, no escucharlo: el deseo de un giro de 180° es innegable en cada cubano desesperado, que ve su vida pasar entre crisis y necesidades interminables”.

Pupo sostuvo en un post en su perfil de Facebook que el “desgobierno” cubano es “incapaz de velar por sus ciudadanos y sólo levanta su mano para complicarle la vida al pueblo, más de lo que ya está”.

“Es inevitable no sentir desesperación ante tanta incertidumbre e imposibilidad para emprender cualquier aventura en Cuba, del tipo que sea. Cuba es un país sin futuro, en constante involución, no confiable ni para sus propios habitantes, que prefieren exponer sus vidas en el mar o en la selva peligrosa, que seguir sufriendo las penurias a las que los tiene sometidos un gobierno incapaz de asegurarle siquiera la Libertad para poder gritar en voz alta lo que les duele”, escribió el doctor.

Pupo condenó, además: “Se hace imperdonable comprender que hoy por hoy el sueño más perseguido por la juventud es la emigración como método de prosperidad”. “Se me hace intolerable ver a un grupo de ilusos esperar por la construcción de algo que en sesenta años solo ha demostrado ineptitud y capacidad para destruir vidas y separar familias, pero siguen confiando ciegamente en un grupo de 'viejos' que les piden que hagan 'sacrificios' que ni ellos ni sus familiares hacen”, añadió.