Por niña positiva a la COVID-19 cierran una manzana en Jaimanitas
Vecinos de Jaimanitas describen su día a día en una calle aislada por sospechas de contagios de COVID-19, a partir del positivo de una niña de 11 años
Foto de la calle cerrada
 

Reproduce este artículo

La pequeña Alexa Caro, de 11 años, llevaba dos semanas ingresada en un hospital de La Habana y ayer llegaron los resultados: positiva a la COVID-19.

La calle donde reside Alexa es 3era C, entre 228 y 230, en Jaimanitas, y la manzana circundante ha sido cerrada con cintas amarillas. La presencia policial es permanente. Nadie puede detenerse a mirar o a preguntar, mucho menos tomar fotos.

“La manzana está cerrada y nadie puede entrar ni salir”, cuenta Alberto, quien vive a solo dos casas de Alexa. “Ni siquiera salir de las viviendas. Nos traen el pan y los productos que solicitamos a la bodega a través de mensajeros”, precisó.   

“Hoy por la mañana nos trajeron el pan en un carricoche y un dependiente lo despachó por la libreta. Teníamos que salir de uno en uno de la casa y luego entrar, como si fuéramos pollos en jaulas”, dijo Alberto Méndez.

“También se llevaron a la madre de Alexa y a la familia colindante, compuesta por un matrimonio con tres hijos, dos nietos y un abuelo”, añade vía telefónica Mayra, que vive en esa calle cerrada y permanece recluida en su vivienda. 

“Es la tercera vez que nos aterramos con la llegada del coronavirus al pueblo, pero por primera ocasión cierran una manzana con cintas amarillas y la policía del régimen custodia el lugar. También es la primera vez que un escolar se contagia con esta enfermedad en Jaimanitas”, dice Mayra.

En el mes de agosto se llevó a cabo una campaña en las redes sociales para impedir que el gobierno reanudara el curso escolar. Se tituló “Aulas cerradas”. Numerosas madres de niños en edades escolares exigieron a las autoridades docentes y estatales a través de videos y comentarios que esperaran a que se aclarara la situación de la pandemia.

En aquella ocasión, la ministra de educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella, acusó en su cuenta de Twitter a los enemigos de la revolución de crear un temor infundado en la población y pidió a todas las madres que confiaran en el sistema de salud cubano. 

Excepto las provincias La Habana y Matanzas, el resto de las provincias reanudaron las clases el 1 de septiembre, pero en muchas localidades han tenido que cerrar las escuelas y suspender nuevamente el curso escolar, por nuevos brotes de coronavirus.

La Habana constituye hoy el epicentro de la epidemia. Por el evento abierto en la calle 3era C, en Jaimanitas, se han trasladado a hospitales hasta el momento a ocho personas. Se realizan las investigaciones del origen del contagio y las diferentes cadenas de contactos posibles y se hacen pruebas PCR a todos los residentes de la manzana cerrada.

Las cintas amarillas están custodiadas permanentemente por oficiales de la policía y de la Seguridad del Estado. 

Rosa, de 3era B, dijo para ADN Cuba que la niña Alexa reside en Playa, pero vino a pasar la cuarentena a Jaimanitas. “En esa casa hay un culto evangelista y se reunía mucha gente. Se sospecha que el virus lo trajo un señor de Baracoa, que después dio positivo”, comentó.

También fue ingresado Pipo, custodio del establecimiento comercial Dino, enclavado en la calle 236, que tiene mucha afluencia de público y, por ende, pudiera alargar más la cadena de contagio por el pueblo.