Policías agreden a pescadores cubanos y les impiden salir a la mar

Algunos tienen licencia para dedicarse a la pesca; otros no, pero todos están “contra la pared” debido a la difícil situación económica del país. De ellos y el mar dependen sus familias.
Pescadores-Agresion
 

Reproduce este artículo

Pescadores de la localidad Henequén, del municipio Mariel, sufrieron este 8 de junio la brutalidad del régimen castrista, que les impide salir a pescar y sostener a sus familias.

Un testigo de los hechos, que prefirió el anonimato y compartió con ADN Cuba los videos del suceso, confirma que los pescadores querían salir a la mar, pero las tropas guarda-fronteras se lo impiden.

Algunos tienen licencia para dedicarse a la pesca; otros no, pero todos están “contra la pared” debido a la difícil situación económica del país. De ellos y el mar dependen sus familias.

En los videos que la fuente compartió con nuestra redacción puede escucharse claramente que uno dice: “hay hambre y necesitamos alimentarnos”. Otros responden: “a ese de allá no le hacen nada porque son hijos de generales”.

Los uniformados entraron al poblado en plan de mantener el orden y golpearon y amedrentaron a varios lugareños.

Indignada, la comunidad salió en defensa de un vecino, víctima de la brutalidad policial. En las imágenes se observa cómo un oficial lo golpea, mientras los testigos lo recriminan y le exigen que respete su integridad física.

Hasta ahora se desconoce si las fuerzas del orden se llevaron a alguno preso, pero ADN Cuba se puso en contacto con los vecinos de Henequén para conocer detalles.

Aunque la localidad, fundada en 1937, vive gracias a la industria henequenera, algunos pobladores sólo tienen la pesca como medio de subsistencia y otros la utilizan para agregar algún bocado a la mesa y algunos pesos al bolsillo.

Imágenes como esta no son nuevas en Cuba, pero salen a la luz ahora gracias a la cobertura de los medios independientes. Hace poco, en enero, ADN Cuba reportó la huelga de pescadores en Isla de la Juventud, tan apurados en sus estrecheces como estos artemiseños.

Según declararon fuentes cercanas al hecho estos trabajadores de la pesca entregaron las llaves de los barcos en señal de protesta porque el régimen cubano disminuyó el pago de la langosta.

 “Tuvieron que buscar a la Seguridad del Estado, aún no han llegado ningún acuerdo, estos debían de salir hoy a la mar y no lo han hecho. Bien por ellos, se les está acabando el miedo a los trabajadores a reclamar sus derechos, y aunque logren aplacar las cosas, esto es una victoria, pues cuando intenten volver a someterlos a sus intereses, estos volverán a protestar...” dijo una fuente anónima de Isla de la Juventud.

Ese mismo mes, pescadores que habitan en las cercanías del Puerto de Manatí, al norte de la provincia oriental Las Tunas, salieron a protestar por el acoso de las autoridades locales, quienes les impiden dedicarse a su oficio y los mantienen en la miseria.

Según dijeron a ADN Cuba, fueron unas 30 personas quienes tomaron la decisión de enfrentar al gobierno de la zona. “La pesca en este pueblo se practica desde hace muchos años y al cerrar el central Manatí y el puerto, este lugar se quedó sin fuente de empleo”, declararon voceros del grupo a nuestro medio.