Pidieron donaciones para producir alimentos y tenían guardados para vender en dólares

La indignación de los cubanos con el régimen por la jugada de las tiendas abarrotadas de productos para quienes puedan pagar en dólares, no termina. A diario en las redes sociales hay pronunciamientos
Alimentos en nuevas tiendas cubanas por divisas. Fotomontaje ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

La indignación de los cubanos con el régimen por la jugada de las tiendas abarrotadas de productos para quienes puedan pagar en dólares, no termina. A diario en las redes sociales hay pronunciamientos, y no solo de opositores, sino de ciudadanos e incluso algunos que hasta hace poco eran convencidos revolucionarios.

En medio del debate público, la sabiduría popular produce razonamientos como este de un arquitecto cubano:

“Recuerdan cuando le pidieron dinero al pueblo para producir alimentos, y al final tenían los alimentos guardados para venderlos en MLC”, publicó en su Facebook Julio Herrera Pérez.

Hace alusión a la reciente apertura de cuentas en los bancos del régimen distribuidos por todo el país, para que “cubanos solidarios” donaran al Estado efectivo en cualquier moneda, que supuestamente sería utilizada en la producción de alimentos.

Esta semana, los cubanos amanecieron viviendo un verdadero apartheid económico impuesto por su gobierno dictatorial. En medio de la escasez durante meses de alimentos y todo tipo de productos, el castrismo ahora inauguró más de 70 tiendas en las que se vende –en USD y a precios altísimos– sobre todo la comida y el aseo que no se veía hace tiempo en Cuba.

Julio Herrera Pérez concluye su comentario asegurando: “a mí nunca se me va a olvidar”. Como él, son muchos los desencantados e indignados durante estos días.


Por ejemplo, en un país donde no se permite comprar carne de res a productores particulares, el Estado cubano vende a casi 24 dólares estadounidenses el kilogramo de ese alimento, en las nuevas tiendas abiertas para quienes tengan MLC (moneda libremente convertible).

El valor de la carne de res, cuyo precio es de 23,80 USD el kilogramo, equivale a casi 600 pesos cubanos, muy por encima del salario medio de los trabajadores estatales (400 pesos en moneda nacional). Además, la venta particular de esa carne tan escasa es castigada con severas penas de cárcel.

La cubana Morena León también explotó en redes: "se me terminó de caer la venda de los ojos. Siempre he resaltado las pocas cosas buenas que tiene Cuba. Pero ahora si me ganó la impotencia", escribió la muchacha en Facebook al compartir fotos de varios productos ofertados en estas nuevas tiendas para privilegiados.

"Gobierno hipócrita vividor y desvergonzado. ¿Qué concepto de revolución ni una mierda? Eso nada más es para postearlo en pancartas y en muros... ¿Qué igualdad plena? ¿Qué cambiar lo que debe ser cambiado? Quiero ver cuál de los dirigentes de Cuba está pasando necesidades en medio de esta crisis. A ustedes son lo primero que hay que cambiar porque igualdad no habrá jamás", añadió.