Opositor cubano condenado a cinco años de cárcel

Yandier García Labrada, del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), fue juzgado bajo los cargos de “desacato”, “desorden público” y “propagación de epidemias”.
yandier-garcia-labrada-amenazas-familia
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano condenó a 5 años de cárcel al opositor Yandier García Labrada, del Movimiento Cristiano Liberación (MLC), informó este 27 de julio la organización disidente.

El pasado 23 de junio la fiscalía había solicitado entre tres y cinco años de cárcel para García Labrada por los cargos de “desacato”, “desorden público” y “propagación de epidemias”. Según el MCL, el juicio estuvo "lleno de irregularidades".

El joven de 34 años fue arrestado en Manatí, Las Tunas, por protestar mientras se encontraba en una cola para comprar alimentos, y desde entonces permanece recluido en espera de juicio en la prisión de esa provincia, conocida como El Típico.

Mientras tanto, familiares de García reciben amenazas constantes de la policía y la Seguridad del Estado para que dejen de denunciar la suerte del joven.

Según confirmó el líder del MCL, Eduardo Cardet, a Radio Martí, la policía política se ha ensañado sobre todo con Irán Almaguer Labrada, hermano del prisionero político.

El 10 de junio, este activista fue detenido durante tres horas aproximadamente en la estación policial de la localidad donde vive en San Andrés.

“Fue conducido hasta allí por un policía que se nombra Frank e inmediatamente llegó el oficial de la policía política —Seguridad del Estado— que se autonombra como Sandy, un individuo que se caracteriza por su forma violenta y brusca de conducirse con los opositores”, dijo Cardet a ese medio.

El muchacho, que padece de retinosis pigmentaria (débil visual), fue amenazado con cárcel 10 a 12 años si seguía denunciando la situación alrededor de su hermano.

En mayo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares para García Labrada.

De acuerdo con el comunicado oficial, el Alto Tribunal tomó la decisión tras considerar que el opositor “se encuentra en una situación de gravedad y urgencia de riesgo de daño irreparable a sus derechos en el contexto de su privación de libertad en Cuba”.

En concreto, la CIDH denunció falta de atención médica luego de una golpiza, presuntamente organizada por las autoridades del penal para amedrentar al prisionero político.