Piden a estudiantes y profesores universitarios que trabajen en centros de aislamiento

Una facultad de la Universidad de La Habana lanzó una convocatoria para que sus estudiantes y profesores vayan a trabajar en los centros de aislamiento donde el gobierno interna a los sospechosos de tener coronavirus
Joven cubano con mascarilla limpia auto en La Habana. Foto: AFP
 

Reproduce este artículo

La Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana está convocando a sus estudiantes y profesores para que vayan a trabajar a los centros de aislamiento que el gobierno ha abierto ante el avance en la isla de la pandemia de coronavirus.

La dirección de la institución ubica en el municipio Plaza de la Revolución, donde se estudia las carreras de “Historia del Arte” y “Letras” (literatura), informó que las labores serían “en tareas de aseguramiento” y comenzarán presumiblemente este miércoles 6 de abril, luego de una reunión de los voluntarios con las autoridades educativas.

Según la convocatoria, tres de las residencias estudiantiles universitarias de La Habana están “convertidas por demanda del Ministerio de Salud Pública (Minsap) y el gobierno de La Habana" en centros de aislamiento, donde se interna a cubanos que hayan regresado recientemente del extranjero, y a residentes en el país sospechosos de contraer el coronavirus.

El gobierno de la capital “necesita que sirvamos, como esos trabajadores de la salud a los que diariamente agradecemos con aplausos”, argumenta el comunicado.

Ante el riesgo de contagiarse y padecer la COVID-19, todos los que respondan el pedido deberán estar en un régimen de 14 días internos en las residencias y otros 14 aislados, posterior a culminar sus trabajos en los centros.

“La protección de cada uno de los participantes estará garantizada en todo momento”, aseguran las autoridades universitarias.

No es la primera vez que el gobierno recurre a jóvenes estudiantes para apoyar su estrategia contra el coronavirus. Antes lo ha hecho e incluso, sin apelar a un gesto "voluntario".

Cuando no se habían cerrado las escuelas ante el peligro inminente de la propagación de la COVID-19, y mientras el gobierno ofrece a otros países los servicios de miles de sus médicos, en la isla se comenzó a utilizar a estudiantes de medicina para realizar pesquisas en las comunidades y “mapear” a ciegas la situación de la pandemia en la isla.

Este lunes, las autoridades sanitarias de Cuba confirmaron 30 casos más de coronavirus en la isla, para un total de 350 infectados. El doctor Francisco Durán, director Nacional de Higiene y Epidemiología del Minsap, anunció la muerte ocurrida el domingo de un cubano de 38 años, con lo que se eleva a nueve la cifra de fallecidos en Cuba por la pandemia.

Al cierre del domingo en la isla se encuentran ingresados en centros de aislamiento y hospitales para vigilancia clínico-epidemiológica mil 718 pacientes. Otras 18 mil 434 personas se vigilan en sus hogares mediante pesquisas.

Los 30 casos confirmados fueron 29 cubanos y un extranjero procedente de Tanzania. De los 29 cubanos diagnosticados uno tiene fuente de infección en el extranjero (Estados Unidos),  fueron contactos de casos confirmados 17, contactos de viajeros procedentes del exterior 9 y se informaron dos con fuente de infección no precisada.