Partido sudafricano pide que cancelen compra de Interferón a Cuba

El partido opositor Alianza Democrática recordó al gobierno sudafricano que el fármaco cubano no tiene una certificación de la OMS y fue adquirido sin tomar en cuenta los normas del país.
Interferón-Cuba
 

Reproduce este artículo

El partido sudafricano Alianza Democrático (DA, siglas en inglés) pidió al Gobierno que rescinda el contrato con Cuba por el fármaco Interferón contra la Covid-19, debido a inconsistencias legales y dudas sobre su eficacia.

DA alega errores en los procedimientos burocráticos y jurídicos para solicitar el medicamento a Cuba y que este aún no tiene un reconocimiento oficial de eficiencia de la Autoridad Reguladora de Productos Sanitarios de Sudáfrica (SAHPRA, siglas en inglés).

Asegura también que la Organización Mundial de la Salud no ha emitido una certificación abalando la calidad y eficiencia del Interferón.

La suma a pagar por Sudáfrica se eleva a 215 millones de rands (unos 14.8 millones de dólares), de los cuales el país africano debe 180 millones (12.3 millones de dólares). Según DA, Cuba presionó al Gobierno para que pagara el monto pendiente.

El Departamento de Defensa, que firmó el contrato, ahora debe enfrentar una investigación por violar las normas sudafricanas y no solicitar el auxilio de especialistas en farmacología, quienes debieron encargarse de aprobar el medicamento cubano.

La nueva ministra de Defensa, Thandi Modise, se comprometió a castigar a todos los implicados en el contrato si Fiscalía vence en el proceso legal abierto para zanjar el asunto, mientras la oposición exige culpables al gobernante Congreso Nacional Africano, afín al régimen cubano.

El Interferón, o Heberon Alpha R 2B, manufacturado por una compañía cubano-china, fue vendido a Sudáfrica como un medicamento efectivo en la lucha contra el coronavirus, subraya el portal de noticias News24.

En los meses iniciales de la pandemia, el presidente Miguel Díaz-Canel lo ofreció como un tratamiento eficaz contra la Covid-19 en Cuba.

En marzo pasado, el entonces ministro de Defensa, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, nombró un equipo de trabajo de tres personas para investigar cómo se importó el Heberon Alpha R 2B, dado que no estaba aprobado para su uso en Sudáfrica.

Después de meses de investigaciones, la Autoridad Reguladora sudafricana sigue lejos de obtener respuestas de la SANDF sobre por qué lo importaron.

En su primera sesión informativa ante el Parlamento como ministra del Gabinete el 25 de agosto, Modise dijo que todos los procesos de adquisiciones fueron ignorados por los mandos militares cuando se llevó a cabo el acuerdo.