PEN América exige liberación de Maykel Osorbo

Según la organización, las detenciones de Osorbo y Luis Manuel Otero son ejemplos de la creciente represión contra los artistas independientes cubanos.
Maykel-Osorbo
 

Reproduce este artículo

La sección América del PEN Club criticó este 3 de junio la detención de los artistas Luis Manuel Otero y Maykel Castillo y exigió la liberación del último, en un comunicado difundido al público.

Según la organización, la detención de Otero “es una señal más de la creciente represión del gobierno cubano contra los artistas independientes, al igual que la desaparición del rapero disidente Maykel Castillo Pérez”.

“Nos alegra saber que Otero Alcántara finalmente está libre y podrá reunirse con familiares y amigos y continuar con su trabajo artístico, pero su internamiento forzoso nunca debió haber sucedido. Esta es una de las técnicas crueles y represivas que emplea el gobierno cubano para silenciar las voces de los artistas disidentes”, dijo Julie Trébault, directora de Artists at Risk Connection (ARC) de PEN América.

La institución recordó los constantes arrestos preventivos, registros, chantajes e intimidaciones a que han sido sometidos ambos artistas y dijo que violan sus derechos humanos y la libertad de todo artista a expresarse libremente.

Alcántara fue liberado el 31 de junio tras permanecer en el hospital Calixto García desde el 2 de mayo. Ese día fue secuestrado en su casa luego de protagonizar una huelga de hambre y sed. El régimen intentaba controlarlo y evitar que muriera, pues habría provocado un costoso escándalo político.

Varios videos filtrados durante las últimas semanas en cuentas controladas por la Seguridad del Estado, en donde Otero apareció caminando y en buen estado de salud, intentaron apaciguar los ánimos de la opinión pública.

Nadie confiaba en las declaraciones del régimen, pues no sería la primera vez que un disidente cubano moría en hospitales del régimen. Orlando Zapata, quien llevó hasta sus últimas consecuencias una huelga de hambre en 2010, murió en una institución médica cubana.

En declaraciones ofrecidas la víspera luego de su liberación, Alcántara dijo que lo vigilaban constantemente tres agentes de la policía política y que tenía movimientos limitados. La luz del cuarto donde permaneció durante un mes nunca se apagaba.

Su huelga de hambre y posterior enclaustramiento, provocaron una ola de protestas de la comunidad cubana emigrada, organizaciones internacionales y personalidades políticas que, de seguro, influyeron en su liberación.

Mientras, Maykel Castillo, uno de los protagonistas del popular tema Patria y vida, permanece encarcelado en la prisión “5 y medio”, de Pinar del Río, a la espera de juicio por los cargos de desacato, desobediencia y atentado.

Sólo el 31 de mayo se supo el paradero de Osorbo, desconocido para familiares y amigos desde su arresto, el 18 de mayo.

El artista fue sacado violentamente de su casa junto al músico contestatario El Funky sin motivo aparente. Activistas y medios de prensa independientes aseguran que la verdadera razón es la militancia opositora de Castillo.