Peluquero cubano critica tope de precios del régimen

Funcionarios castristas pueden multar desde los 5 000 pesos y hasta 15 000, a trabajadores del sector no estatal que aumenten el costo de sus servicios y cobren por encima de lo establecido
Peluquero cubano critica tope de precios del régimen. Foto: Facebook/Luisito Barrios
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano estableció una política de precios topados que acompaña al pretendido proceso del ordenamiento monetario y cambiario en el país. Funcionarios castristas pueden multar desde los 5 000 pesos y hasta 15 000, a trabajadores del sector no estatal que aumenten el costo de sus servicios y cobren por encima de lo establecido.

La medida ha sido ampliamente criticada por los cuentapropistas. El pasado 11 de febrero el estilista y cosmetólogo, propietario de un salón de belleza, Luis Barrios, preguntó en sus redes sociales: “¿Quién le pone precio a mis servicios? ¿Cuánto Cobro?” y puso como ejemplo, “un servicio de un diseño de color… cualquiera de ellos: desde un tinte global hasta un balayage o unas iluminaciones tradicionales...”

El dueño de Luisito Barrios Estilista - Marbello – en La Habana, añadió en su publicación el siguiente análisis:  

Comencemos con un pequeño análisis, partiendo del punto que es un LUJO no una NECESIDAD:

1- Capacitación/formación del peluquero o barbero: gastos por concepto estas variables.

2- Medidas de bioseguridad: gastos en capacitación y en equipos y productos para sepsia y antisepsia/ medidas de protección personal y del cliente. Y los que tienen empleados también de los empleados.

3- Capas protectoras, gel antimanchas, sillón, peines, brochas, bols, carro auxiliar… otros útiles

4- Productos y los útiles que ahora se compran en MLC [Moneda Libremente Convertible]… y ¿dónde consigo los USD?.. ni idea.

5- Hay que decolorar (precio topado) pero la cliente se llevó un tarro completo de polvo (500 gramos) de decoloración pues quería un nivel 10 + y es un cabello extralargo, abundante, redondo, tono 3 natural: ¿Qué hago? ¿Cuánto cobro?

6- Hay que rectificar el corte, tengo que usar otros utensilios: las tijeras o máquina o barbero ¿Cuánto le cobro?

7- Dios hay que neutralizar: más tinte + oxidante, agua, champú… ¿cuánto cobro?

8- Y ahora depositar el tinte: más tinte más peróxido, más agua, más champú, mascarilla ácida, crema de peinar, serum… Hay que también aplicar un reparador o un plex en el proceso… y las luces encendidas... ¿cuánto le cobro?

9- Al fin, color logrado un platinado perfecto, buena degradación del color, tengo que peinar: equipos, secadora, tenazas, plancha iónica o laser… Me está consumiendo mucha electricidad, ¿cuánto le cobro?

10- Listo, ¡se fue complacida después de 6 horas una cliente! Me duelen las piernas y brazos, mi asistente está destruida, y de tantos químicos tengo alergia: ahora a lavar y desinfectar todo: toallas, capas, utensilios, sillón, detergente, más consumo de agua… Y me pregunto: ¿habré sacado el costo de la venta de este servicio según los precios del nuevo reordenamiento?

Luisito Barrios continúo esgrimiendo razones de por qué considera arbitraria la medida del régimen de fijar precios en los servicios que se ofrecen en salones de belleza y barbería; además de apuntar las irregularidades que pueden existir a la hora de determinar el costo final del trabajo realizado a un cliente.

El estilista, señaló también que, “si vamos a adicionar variables como la depreciación, contingencia, gastos directos, gastos indirectos, amortización, canasta básica, teléfono, internet, publicidad…” resulta sumamente complejo que “toparan” cuánto debía cobrar en cada arreglo que concluyera en su salón.

Barrios, explicó que su local es alquilado y tiene subcontratado otros trabajadores.

Entonces no comprendo el cálculo que hicieron. Cuando yo trabajo por concepto de venta de servicios, no por venta de onzas ¿Cuánto cobro? Y aun así se me quedaron variables y útiles por mencionar, como los impuestos”, cuestionó.  

“¿Cuánto cobro por mis servicios? ¿O debo limitar mi Arte, capacitación, responsabilidad y ética profesional, mi responsabilidad ciudadana, mi protección personal/cliente y medio ambiente? Realmente me siento indignado”, concluyó.