Precios topados molestan a todos y a nadie satisfacen

Lo que han hecho con nosotros es jodernos la vida, declaró un chofer llamado Yosbel
Los pasajeros se aglomeran alrededor de los autos
 

Reproduce este artículo


El gobierno cubano puso en vigor recientemente medidas para establecer precios del transporte privado asequibles al bolsillo de los cubanos, entre los que sobresalen los taxis, las llamadas motonetas y las máquinas que ofrecen pasaje a la ciudad de Santa Clara y municipios cercanos.

Las medidas, lejos de tener buena acogida entre los conductores privados, ocasionaron indignación, por lo que muchos decidieron, por el momento, o quizá para siempre, no seguir ofertando el servicio.

En la ciudad de Cienfuegos, la medida entró en vigor el 31 de enero a través de la Resolución 427 del Ministerio de Finanzas y precios. La principal afectada es la población, con la resistencia de los transportistas privados. Por eso, un equipo de ADN Cuba se trasladó a las piqueras de autos de Cienfuegos para conocer sobre la opinión de choferes y clientes.

“Lo que han hecho con nosotros es jodernos la vida”, dice Yosbel, joven que se dedica a trasladar personas hasta Cumanayagua. “Además, para reparar un carro pasamos muchísimo trabajo y ahora nos vienen con esto de que hay que bajar el precio. Ahora tenemos que cobrar los viajes a Cumanayagua a 20 pesos cubanos, antes eran 25. Claro que esto nos va a afectar”.


Yenier, se encontraba en la piquera de las máquinas a Santa Clara y Cruces. “Llevo aquí más de 2 horas y no entra ningún carro para Santa Clara. Yo soy estudiante de la Universidad Central de Las Villas. Obvio que me voy a retrasar para llegar a la escuela. Aquí hay alrededor de unos 30 estudiantes de la Universidad que necesitamos llegar a nuestro destino”.

En la terminal de ómnibus intermunicipales, había unas 200 personas esperando viajar a Santa Clara, Cruces y Aguada de Pasajeros.

“Mira, claro que estoy de acuerdo con que bajen los precios de los pasajes; es algo que hay que agradecerle al gobierno, pero van a tener que hacer algo para que los choferes sigan tirando pasajes porque aquí hay personas, como yo, que llevan 2 horas esperando por un ‘salao’ camión”, se lamentó Zoila.

“Yo voy para Rodas y llevo esperando un camión hace como tres horas, porque cuando fui a sacar mi pasaje para la guagua, me dijeron que no iba a dar el viaje correspondiente. Es decir, que el transporte estatal no cubre la demanda de nosotros los ciudadanos y tenemos que morir quemados como el indio Hatuey”, comentó Judith Arrosarena, en referencia a que no hay otra alternativa que el transporte privado.

El Ministerio de Finanzas y Precios aprobó, además, un tope de 3 CUP al pasaje de los triciclos, más conocidos como motonetas, dentro de la ciudad cabecera. En caso del que el recorrido traspase los límites de la circunvalación, se cobrará 1 CUP por kilómetro recorrido.