Otros cuatro niños cubanos dan positivo al coronavirus

Según el doctor Francisco Durán García, director de Epidemiología del MINSAP, hasta ahora en la Isla se han diagnosticado con la COVID-19 405 pacientes en edades pediátricas.
 

Reproduce este artículo

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de Cuba confirmó este sábado otros cuatro casos de pacientes infectados con el coronavirus SARS-CoV-2, los cuales corresponden a niños y adolescentes menores de 18 años.

Según el doctor Francisco Durán García, director de Epidemiología del MINSAP, hasta ahora en la Isla se han diagnosticado con la COVID-19 405 pacientes en edades pediátricas.

La “gran mayoría” de ellos ha presentado “una evolución clínica estable”, precisó el funcionario en su conferencia de prensa de este sábado. “El 90,4%, o sea, 366 se encuentran de alta en este momento”, agregó.

Este sábado, en total el MINSAP confirmó dos nuevos fallecimientos causados por la COVID-19 y otros 59 casos de coronavirus, lo que eleva a 94 las muertes y a 3925 el número total de personas diagnosticadas con la enfermedad en la Isla desde la detección de los primeros casos de COVID-19 en el territorio nacional, el pasado 11 de marzo.

De acuerdo con Durán García, el último día fallecieron dos pacientes de La Habana: un anciano de 78 años de Arroyo Naranjo que presentaba varias comorbilidades, y otro paciente de 56 años del mismo municipio, que también padecía varias enfermedades crónicas.

Actualmente en la Isla se ingresados 1057 pacientes, de los cuales 33 están en vigilancia, 468 son sospechosos de haber contraído el coronavirus SARS-CoV-2 y 556 son casos confirmados o activos.

De los 556 casos activos en la Isla, 534 mantienen una evolución clínica estable mientras que cinco pacientes se reportan en estado crítico y 17 en estado grave. 

El régimen de La Habana confirmó el pasado 11 de marzo los primeros casos positivos de infección de coronavirus en Cuba con tres turistas de visita en el país, según datos del MINSAP.

Tras el comienzo de las medidas de desescalada a finales de junio, el régimen cubano echó atrás la reapertura en la capital de la Isla y en otros puntos del país por el rebrote de casos positivos a la COVID-19.

Hace tres semanas, el ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, aseguró que el país estaba “en presencia de un nuevo brote de la enfermedad (COVID-19) que pone en riesgo a toda nuestra población”.

“El pronóstico indica que la situación está próxima a volverse en incontrolable si todos no tomamos las medidas que se han definido por el país, por lo tanto la amenaza de (la pandemia de) seguir creciendo se acentúa cada día que pasa”, aseveró.