Otro invento castrista: Empresa cubana crea máquina para hacer pan de yuca

Una máquina para elaborar pan de yuca es el último invento del castrismo para hacer frente a la crisis alimentaria
Otro invento castrista: Empresa estatal cubana inventa una máquina para hacer pan de yuca
 

Reproduce este artículo

El régimen vuelve a hacerlo. Según un artículo publicado este 9 de octubre por el diario estatal Adelante, en el Centro de Elaboración perteneciente a la Empresa de Comercio y Gastronomía del municipio Sierra de Cubitas, en Camagüey, inventaron una máquina para hacer pan de yuca.

El diario estatal refiere que el nuevo invento se inserta en la jornada de homenaje a sus miembros que por estos días celebra la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR), y que forma parte del compromiso de "seguir sumando al efecto económico en las innovaciones".

El nuevo invento, ideado por Alexis García busca sustituir el pan de trigo, escaso en la provincia debido a la carencia de harina, la cual es resultado de la crisis económica por la que atraviesa el régimen, que le ha impedido acceder a materias primas en el mercado internacional.

En conversación con la emisora estatal Radio Cubitas, Alexis, con experiencias en la producción de casabe de cuando vivía en Vilató, explicó que para la confección de la máquina utilizó unos pedazos de hierro, una masa de madera que le hizo un carpintero y un guayo, y ya tiene la plancha para quemar el casabe.

El texto asegura que Alexis considera su aporte como una necesidad del momento, pero espera que se mantenga la producción de este pan, pues dice que la yuca está garantizada a través de contratos hechos con varios campesinos que la producen en el territorio.

Otras de las producciones que el Centro de Elaboración comercializa en la región a través del sector gastronómico son empanadillas y las llamadas bolas de yucas.

Recordemos que desde el 2018 la producción de pan se ha visto afectada en todo el país, y muchos han sido los inventos a los que ha recurrido el régimen para tratar de sobrellevar esta situación que afecta directamente al pueblo, en medio de una profunda crisis alimentaria.

Harinas de calabaza, plátano y boniato, entre otras, han sido empleadas durante la crisis alimentaria, y aun hoy se recurre a ellas como alternativas en la elaborar panes y dulces, ante la imposibilidad del régimen para importar harina de trigo.