Ciego de Ávila: el pan no alcanza y lo envían a zonas en cuarentena

Ciego de Ávila continúa sin pan liberado y, a falta de otros alimentos, una parte de este es enviado a las zonas en cuarentena.
Ciego de Ávila: el pan no alcanza y lo envían a zonas en cuarentena
 

Reproduce este artículo

Con la crisis económica que padece Cuba desde 2018, la producción de pan se ha visto muy afectada, principalmente por la falta de materias primas, al punto que el régimen ha recurrido a realizar este producto con harinas de viandas como el plátano y el boniato.

Este 1ro de octubre el periódico estatal Invasor reseñó en un artículo publicado en su sitio web la situación del pan en la provincia de Ciego de Ávila, y aunque al inicio dice que en estos momentos "existe una mayor presencia y variedad de panes y dulces en los centros de expendio correspondientes a los establecimientos de la Industria Alimentaria y la Cadena del Pan", más adelante explica que "no hay pan liberado para la población".

Raudel Martín López, director en funciones de la Unidad Empresarial de Base (UEB) de la Industria Alimentaria, en el municipio de Ciego de Ávila, explicó que parte de la harina destina en principio al pan liberado ahora se emplea en producir galletas, porque son más duraderas y alcanzan para más personas. "Las producciones de pan liberado son menores a las planificadas y, esencialmente, destinadas a las cuarentenas".

Con respecto a la distribución de galletas de sal y dulce que se realizó en meses anteriores, justificó la situación adversa con el escenario epidemiológico actual. Este, según él, "no ha permitido mantener la política inicial que tuvo la provincia". Se producen en las fábricas de galletas avileñas "cerca de 5 000 paquetes diarios de las de sal, de 500 gramos; y 5 000 de las dulces, de 230 gramos, los que se ponen a disposición del Consejo de Defensa Provincial para su ubicación".

La elaboración de pan ha disminuido en todo el país producto de la crisis, de ahí que en Ciego de Ávila la industria solo pueda garantizar cerca de 158 000 panes diarios para una población que supera los 154 680 habitantes. Apenas pueden acceder al pan diario que da el régimen a través de la libreta de racionamiento.

En esta provincia golpeada por la Covid-19, Martín López especificó que más de 5 000 panes son destinados a los centros de aislamiento y zonas rojas, "los que tienen como destino la red de unidades gastronómicas y los dirigidos a los centros que permanecen laborando".

"Sobrepasamos las 200 000 unidades en la jornada", destacó el funcionario y enfatizó también en la elaboración y comercialización de dulces secos, "fundamentalmente la gaceñiga, el panqué y el mantecado, además de mantener las líneas de cake, brazo gitano y marquesita", que solo se venden en el punto ubicado en la calle Libertad y en el Pekín.

Señaló que la capacidad de la UEB es de 500 gaceñigas, 300 panqués y 3 000 mantecados en el día, entre otros alimentos, lo que representaría "cerca de una tonelada diaria de producción de reposterías", pero no hizo referencia a si están cumpliendo con el total de estas producciones.