Omara Ruiz Urquiola: "Ni los dólares ni Western Union nos harán libres"

La académica y activista cubana, Omara Ruiz Urquiola reflexiona que "Ni la vuelta de Western Union, ni los dólares nos harán libres"
La académica y activista cubana, Omara Ruiz Urquiola reflexiona que "Ni la vuelta de Western Union, ni los dólares nos harán libres"
 

Reproduce este artículo

La académica y activista cubana, Omara Ruiz Urquiola envió este jueves un contundente mensaje al pueblo cubano.

"Ni la vuelta de Western Union, ni los dólares nos harán libres. Que el hambre no nos haga ver espejismos, toda la responsabilidad es nuestra", así cierra su publicación en Facebook.

De acuerdo con la profesora, el régimen de La Habana está generando una crisis represiva y 'sube la carga dramática' para forzar la flexibilización de sanciones, sobre todo provenientes de EE.UU.

"Luego sueltan un poco de presos, se llenan los bolsillos y reparten migajas ante la prensa que quita y pone gobiernos en el mundo real. Ese mundo vuelve a hacer silencio, y ellos cargan con más fuerza", añadió.

Ruiz Urquiola asegura que "La dictadura es un plan infinito, nuestras vidas no. Si queremos la democracia vamos a tener que dejar de lloriquear hacia afuera y encarar la realidad".

Publicación íntegra:

 

 

Cuba atraviesa este 2021 una nueva versión de la Primavera Negra de 2003, con reclusiones domiciliarias y condenas por motivos políticos contra opositores, artistas y periodistas independientes.

Al cierre de mayo, se registraron en la Isla 14 nuevos presos políticos, para un total de 150, según el informe de Prisoners Defenders (PD).

De acuerdo con la ONG son cifras récord, que no se daban en el país desde la llamada Primavera Negra en 2003.

Dicha organización también reconoce otros 11,000 civiles no pertenecientes a organizaciones opositoras, 8,400 de ellos convictos y 2,538 condenados, censados con datos oficiales a 31 de diciembre de 2019, con penas medias de 2 años y 10 meses de cárcel, por cargos denominados en el Código Penal como "pre-delictivos".

La organización considera que se trata de un procedimiento "infame y violatorio de los más básicos principios de justicia adoptados por toda la Comunidad Internacional y explicitados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos".

Al panorama represivo se le suma además la crisis económica, profundizada por la pandemia de COVID-19.