Explosión de moto eléctrica causa incendio en Centro Habana

En el notable incendio se quemaron una decena de estos vehículos. En el 2019 ocurrieron en Cuba más de 200 accidentes similares, por el estallido de las baterías eléctricas que muchas veces son manipuladas
Carros de Bomberos en la calle de Centro Habana
 

Reproduce este artículo

La explosión de una moto eléctrica fue la causa del notable incendio este jueves en un edificio de Centro Habana, que sacó a los residentes de la zona de su habitual tema por estos días, que es el avance del coronavirus en la isla.

Alrededor de las 5:00 pm en la Calle Neptuno y Lucena, se produjo el fuerte estallido en un espacio para parqueo del populoso municipio de la capital, lo que provocó que se incendiaran un total de nueve que estaban estacionadas, según testigos del hecho.

Rápidamente una columna de un humo negro comenzó a elevarse al cielo, visible desde lejos, y las calles se llenaron de curiosos que se amontonaron cerca del lugar.

“No hubo personas heridas ni se lamentaron pérdidas de vidas humanas”, refiere Nelson Ricardo Sierra, un testigo que transmitió en directo por redes sociales el incendio.

Según declaró, el cuerpo de bomberos acudió rápidamente a sofocar el fuego, por lo que no se extendió a las viviendas aledañas al parqueo.

Al parecer, una de las motos eléctricas que se encontraba en el parqueo junto a otro grupo de vehículos tuvo un cortocircuito en una de sus baterías, lo que llevó a la explosión y el fuego posterior que destruyó las otras nueve.
 

 

Un problema rodando
Las motos eléctricas son importadas por los cubanos desde países como Panamá y México, y se revenden en el mercado negro de la isla a unos mil 500 o 2000 pesos cubanos convertibles (CUC, dentro del país equivalente al USD).

Las baterías de 60 y 72 volts tienen ofertas en la web de ventas Revolico, de entre 1100 y 1300 CUC, casi el mismo precio de la moto.

En Cuba es difícil encontrar repuesto para las baterías de estos vehículos, lo que ha derivado en un problema porque las escaseces y altos costos impulsan a sus dueños a improvisar piezas o extender el tiempo de vida útil recomendado para las baterías.

Cuando son ofertadas en las redes de tiendas en divisas—según usuarios consultados para un reportaje de ADN CUBA— el precio de una batería de 60 voltios sin cargador, es de 420 pesos cubanos convertibles, pero el desabastecimiento es notable.

Por eso, las adaptaciones cubanas de los “cacharreros” continúan como un recurso utilizado por los dueños de motos. En talleres improvisados se retiran las placas BMS; “puentean” las celdas dañadas, modificando los cargadores para acelerar el proceso de carga, incluso, fabrican baterías completamente artesanales.

El pasado 29 de febrero la Dirección General de Prevención y Extinción de Incendios (DGPEI) del Ministerio de Interior reveló que en el 2019 los accidentes como el de este jueves en Centro Habana, ascendieron a 208 en todo el país, con saldo de tres muertos y 14 heridos. La provincia más afectada resultó ser La Habana (74), le siguieron Villa Clara, Matanzas, Artemisa, Cienfuegos y Camagüey.