Cuba no cumple su plan de una vivienda diaria por municipio

En un reportaje publicado este jueves por el medio oficialista Cubadebate, se reconoció que en el país existe un déficit habitacional que asciende a más de un millón 331 mil hogares.

En la nota, achacan, como principales causas de esta problemática, "los desastres naturales, la acumulación de años sin adecuados procesos de mantenimiento y rehabilitación, las indisciplinas urbanísticas y técnicas, el deterioro de las capacidades constructivas y el impacto de las tendencias demográficas".

 

 

 

Anuncian con bombos y platillos, tras este desolador panorama, el Programa de la Vivienda en Cuba, que pretende construir una casa diaria.

El Estado cubano, una vez más, deja abandonadas a estas personas sin vivienda, que, evidentemente tienen bajísimos recursos que no le alcanzan para construirse una casa.

"Más del 60 por ciento de las moradas deberán ser construidas por esfuerzo propio y con el desarrollo de la producción local de materiales, la cual debe diversificarse y aumentar, hasta convertirse en la principal fuente de recursos", explica el periodista oficialista.

Hace años, el Estado era el responsable de solucionar el problema de la vivienda, y eso básicamente era porque los cubanos, en su gran mayoría, no tenían derecho a ser propietarios y solo podían gozar de las vivienda en condición de arrendatarios, algo que en la administración de Raúl Castro cambió, trayendo como resultado, principalmente, la auto liberación del Gobierno de toda responsabilidad y el fomento por parte de este, de la llamada “construcción por esfuerzo propio”, algo que el régimen se aseguró de incluir en el Artículo 71 de la nueva Constitución de la República.

"Tenemos que eliminar la práctica corrupta de funcionarios, inspectores y técnicos que están alrededor de esto", expresó hace unos meses Miguel Díaz Canel, refiriéndose a dicho programa.

 

 

El artículo señala además que la producción no se cumple a cabalidad por la falta de cemento y acero, además de la insuficiente disponibilidad de áridos, imprescindibles en todo proceso constructivo. 

Uno de las provincias en más grave situación es Las Tunas, que, según datos oficialistas cuenta con 33% de casas regulares o en mal estado.

"Mientras la primera parte de la cadena (la producción) se enfrenta a esos desafíos, un eslabón muy importante (la comercialización) tiene retos insoslayables ante el descontrol, el acaparamiento y el desvío de materiales, lo cual confirmaron varios entrevistados por la ACN, quienes también manifestaron insatisfacciones con la lentitud de los trámites para la entrega de subsidios, locales que pueden ser adaptados a viviendas, solares y documentos técnicos", concluye la nota.